>

El histórico Portal de Elche no ha sido siempre conocido oficialmente por este nombre. Ha ostentado nombres como Plaza de las Horcas, de Fernando VII, de la Constitución (alternándose con el anterior), del Caudillo y desde los 60 simplemente Portal de Elche por mucho que se empeñen los nuevos rótulos en llamarla “Plaza del Portal de Elche”.

Recuerda a la vieja puerta de acceso a la ciudad por la que se salía hacia Elche. Tras el derribo de las murallas y ampliación del recinto amurallado, surgió una plaza que fue embelleciéndose con los años conviertiéndose en centro neurálgico de la ciudad.

Es ya en el siglo XIX cuando pasa a denominarse Plaza de la Constitución. Es en el año 1812 cuando por Real Decreto todas las poblaciones españolas pasan a rotular su plaza mayor con el nombre de Constitución. Con las sucesivas traiciones de Fernando VII la plaza iría alternando su denominación con la del monarca hasta que quedó rotulada definitivamente como Plaza de la Constitución. En 1939 tras la victoria de los sublevados, la plaza pasa a denominarse Plaza del Caudillo nombre que mantiene hasta la construcción de la actual Plaça de la Muntanyeta que desde su inauguración llevaría el nombre del dictador. De esta forma el Portal de Elche veía recuperado su nombre tradicional.

Esta moda de trasladar el nombre de Franco de una plaza antigua otra más moderna fue al parecer algo cotidiano. En Sant Joan d’Alacant se trasladó el nombre del Caudillo desde la hoy Plaza de Maisonnave hasta la actual Plaza de la Constitución. Curiosamente pese a que el acuerdo era de 1968, el cambio oficial de nombre no se haría hasta la completa urbanización de la nueva plaza santjoanera. Cualquiera le daba a Franco una plaza que sólo era un descampado…

El rótulo de mármol de la plaza lleva la imagen de la Dama de Elche y está colocado en la fachada lateral de Banesto, la misma en la que se encuentra una imagen de la Santa Faz (réplica de la que hubo en la Puerta).