>

No es la primera vez que hablamos en Alicante Vivo de Torremanzanas.
¡Para qué engañarnos!
La Torre es uno de nuestros lugares preferidos.
Y es que un pueblo rodeado por Xixona, Alcoi, Benifallim, Penáguila y Relleu, nunca puede ser feo.
Situado en el interior de la provincia de Alicante, a 42 km al norte de la capital, cuenta con una población aproximada de 700 habitantes (maromenor…) Su término municipal ocupa un estrecho valle que el río Torremanzanas (que desemboca en el Monnegre) ha ido esculpiendo con el paso de los años.
Allí podemos encontrarnos yacimientos prehistóricos, un antiguo molino medieval, la Foia de Cortés (una masía fortificada), la torre almohade del siglo XII que da nombre a la población, la Parroquia de Santa Ana (con necrópolis interior incluída) y decenas de masías antiguas con un gran valor histórico y cultural.
Además, su multitud de fiestas tradicionales (el Pa Beneït es una de ellas) y su amplia cocina tradicional (aspencat, pericana, cantonet…) lo hacen imprescindible para visitar en cualquier época del año.

Pero no.

No es todo eso lo que más nos gusta de La Torre.
El detalle más encantador del pueblo lo encontramos en invierno, nada más coger la CV-780 a la altura de Xixona y recorrer los 13 km. que separan ambas poblaciones por una carretera sinuosa, con cuestas , curvas y bajadas por doquier, flanqueadas a ambos lados por pinos y vegetación típicamente montañosa.
La temperatura desciende de repente y pronto aparecemos en un pueblo tradicional como los de antes, con sus calles empinadas, sus casas de planta baja con las chimenéas a pleno hervor, sus tiendas típicas y sencillas, su olor a leña, sus bares repletos de hombres jugando al dominó y bebiendo “carajillo”, sus fuentes públicas de agua fría y abundante, sus mujeres costumbristas, (junto a las puertas de sus casas y ventanas,) amables y cálidas, que contrastan con el gélido clima que allí reina gran parte del año.
Porque frío…, lo que se dice frío, allí hace y mucho.
Y ese toque invernal, que te obliga a calar buen gorro y bufanda, es lo más encantador en estas fechas tan próximas a la Navidad.

Mercado de frutas y verduras los domingos (¡xe… quines verdures!), carne de excelente calidad, aceite típico de la población, dulces tradicionales, visita a los restos del antiguo Sanatorio, un paseo por la Sierra dels Plans…

Hay tantas cosas que hacer en Torremanzanas.
¡Ah…!
Se me olvidaba.
Y según el tablón municipal del Ayuntamiento, buscar un cerdo robado o desaparecido, que yo no encontré.

La gent de La Torre es així

Artículos Relacionados:
-Torremanzanas en el recuerdo (1)
-Torremanzanas en el recuerdo (2)
-El Pou del Rontonar
-Unas fotografías de La Torre de les Maçanes
-El “Pan Bendito”

-Ha llegado la nieve

¿ERES DE LA TORRE DE LES MAÇANES?
¿QUIERES PARTICIPAR CON NOSOTROS?
MANDA TUS FOTOS ANTIGUAS, ACTUALES O DOCUMENTOS A:
provinciadealicante@ono.com
alicantevivo@ono.com