>

Aunque parezca mentira, el Bulevar del Pla tiene más de 50 años. Concretamente 52.

                
No es broma. 
                   
Lo que pasa es que estaba hecho sobre el papel. 
                           
Desde el Plan General de 1956, se preveía una avenida que, saliendo del Hospital General, iba a parar a la Goteta. Este trazado se conservó tal cual (con sus 60 metros de anchura), en el PGOU de 1975 , pero entonces empezó a llamársele Gran Vía.
                                            
El barrio de Pla-Carolinas-Garbinet, fue hasta bien entrado los años 70, una zona semi-rural, salpicada por multitud de huertecitos y casas de planta baja con ante-jardín, construidos a lo largo del tiempo, que poco a poco fueron siendo engullidos por el crecimiento de la ciudad. 
                                      
Este crecimiento en la zona fue auspiciado por dos grandes promotoras: la Constructora Benéfica de la Caja de Ahorros del Sureste de España (que levantó el barrio de la Sagrada Familia en lo que hoy es la Plaza Manila) y por la Sociedad Cultural Deportiva de Carolinas (que levantó varios bloques a lo largo de la calle Foguerer).

De izquierda a derecha: Clínica Vistahermosa, Finca La Cruz y Colegio (ambos de los Jesuítas), Edificio de Juan Guardiola, Gasolinera Sandoval y Colegio Calasancio. En primer término el Barrio Obrero, el edificio que levantó Carlos Pradel en el Camí de la Creu de Pedra y delante de todo, los restos de huertos y el Camí de la Constantina. Foto gentileza de jrg85 y etap03.
En esta foto de 1970, cedida amablemente por Ángel Vera, se ven a la izquierda las fachadas de los bloques de la Sociedad de Carolinas a la C/Catedrático Daniel Jiménez de Cisneros; en primer lugar un bloque en construcción, sito entre la anterior calle, la C/Pradilla , la C/Lérida y el Pasaje de Cox; a la derecha y con la pared impermeabilizada en negro, estaba en formación unas de las manzanas cerradas más grandes de Alicante, la formada por las calles Garbinet, Alonso Cano, Periodista Rodolfo Salazar (nombre auténtico del Bulevar del Pla), Pradilla y Jiménez de Cisneros, con más de 500 viviendas, 4 calles particulares y un pasaje.

Muy importante para la zona fue Marco, el concesionario de la limpieza pública y más tarde responsable de la eliminación de los tranvías para sustituirlos por su propia compañía de autobuses “Masatusa” (Marco y Sánchez Transportes Urbanos, S.A.), germen del grupo Subús. 
                       
Curiosamente, una de las líneas más activas y usadas, la 2, subía por Garbinet y Alonso Cano hasta la Virgen del Remedio, dando servicio a la infinidad de propiedades que él mismo tenía a lo largo de la C/Garbinet , Alonso Cano la Creu de Fusta y la Travesía del Canal. Allí fue promotor de por lo menos una de estas calles particulares, y de varios bloques de viviendas que salpicaban la zona, sin los más elementales servicios, hasta llegar a las Lomas de Juan XXII, donde tenía el vertedero de basura que fue trasladado en 1972 (aprox), para dar paso al Segundo Sector de Juan XXIII.

En 1985, se realizó una revisión del PGOU y aún seguía siendo la Gran Vía, tal como aparece en este plano:

En el PGOU definitivo de 1987 nació el Bulevar con su actual nombre, ya que se decidió  la Gran Vía seguiría recta, haciendo un quiebro en una gran plaza e iría a morir en la Avda de Dénia, teniendo como fastuoso telón de fondo, la fachada principal del colegio de los Jesuitas.
                 
Esto hizo que el antiguo tramo de Gran Vía se llamara Bulevar del Pla, aunque se descabezó en la parte de Carolinas, quedando como un fondo de saco, sólo roto por una calle y una plaza, que deben su existencia a un gigantesco colector que pasa por debajo.
                         
El barrio de Pla-Carolinas es el más densamente poblado de toda la ciudad, pero a su vez carece de zonas verdes y de esparcimiento (salvo unas pequeñas plazas residuales), por lo que con buen criterio, el equipo redactor del anterior PGOU pensó que en vez de una autopista, lo que hacía falta era una zona verde longitudinal que diera servicio al barrio. 

                
Y así se hizo.

               
Pero las buenas intenciones se quedaron en eso: en buenas intenciones, porque la vegetación no acompañó. Se plantaron en las aceras jacarandas, en el paseo central palmeras de ¡¡50 cm de altura!!, algo jamás visto en Alicante, y luego una fila al tresbolillo de árboles del amor y prunos (árbol siempre raquítico en este clima y que se empeñan en plantar una y otra vez).
                        
En la parte Garbinet y debido a los grandes colectores pluviales y fecales, se plantó únicamente césped en una sobreelevación y se pusieron unas pérgolas de madera, junto con unos escasos bancos. El resultado (y aún no sé porqué), es que los árboles se quedaron raquíticos: lo único que estuvo verde fue el césped y las palmeras, que en 10 años, crecieron todo lo que ese árbol puede crecer: poco. Ignoro si sería por el tipo de suelo, quizás tendría escombros de relleno, yesos o cualquier otra cosa, pero el crecimiento de los árboles fue bastante deficiente. Únicamente la plaza confluencia con Padre Esplá, goza actualmente de un tupido arbolado. En esta plaza y en la de Alonso Cano, se construyeron unas fuentes. En el centro, un “monumento” escultura. Diseño del Bulevar propuesto (y seguido) en 1995.
En 1997 se inauguró el Bulevar, tal y como lo hemos conocido hasta hace unas pocas semanas. Muy poco después en 1999, se completaba la super-manzana, con los edificios que aparecen en la siguiente foto y empezaban las obras de urbanización de la parte del Garbinet, que fue cosa de “nuestro” Ortiz e Hijos…tal como se ve en las fotos de Carles Vela.
Fotografía de Ángel Vera
Estado del Bulevar hasta hace unas pocas semanas…