>

28 años después del intento de Golpe de Estado en España perpetrado en el Congreso de los Diputados la tarde del 23 de Febrero de 1981, queremos echar la vista atrás para recordar aquella fecha tan importante y lo acontecido en aquellos días que tuvieron en vilo a todo un país en plena transición. Se ha escrito muchísimo sobre el 23-F, hemos visto escenas inéditas de aquellas cámaras de TVE que grabaron los disparos de Tejero. Se han realizado entrevistas a los diputados (algunos que tuvieron la actitud heroica de permanecer sentados ante los disparos, en lugar de refugiarse)… Nosotros queremos recordaros cómo se vivió aquél día en las páginas de la prensa alicantina.

Portada del Diario Información del día 24 de Febrero de 1981.

Aquél día se cristalizó toda una trama conspiratoria contra la democracia, llevada a cabo por un grupo de militares (es posible que hubiera representantes políticos y civiles, pero nunca se descubrió su identidad) entre los que figuraban Milans del Bosch, Armada, Tejero…

Tejero, pistola en mando, gritando “Todo el mundo al suelo”.

Adolfo Suárez y Santiago Carrillo no se escondieron, y se rebelaron contra los golpistas, arriesgando sus vidas con tal de impedir aquello.

Los atónitos diputados en sus escaños durante el Golpe de Estado.

Tanques desplegados en las calles de Valencia. Algo parecido podía haber llegado a suceder en Alicante…

Tejero, junto al presidente del congreso, con un arma en la mano.

En pleno acto de investidura de Leopoldo Calvo Sotelo como nuevo presidente tras la dimisión de Adolfo Suárez, encabezado por el Teniente Coronel Antonio Tejero, entró un grupo armado de 200 Guardias Civiles en el Congreso de los Diputados, detuvo el acto y tomó el control de la sala bajo el grito de Tejero de “¡quieto todo el mundo!”.
Coordinados con esta intervención, se sublevaron los militares de Valencia, bajo el mando del Teniente General Jaime Milans del Bosch. En esta ciudad salieron algunas compañías de carros de combate a la calle, desde el puerto hasta el centro de la ciudad, donde apuntaron a los edificios institucionales, como el Ayuntamiento o las Cortes valencianas, declarándose el Estado de excepción, rodeando la ciudad con tanques y camiones y esperando que la sublevación tuviera seguimiento y continuidad en otras ciudades, algo que por suerte, resultó infructuoso.

Poco más diremos de esta cadena de hechos que no se conozca: con el paso de las horas, el Golpe fue debilitándose y no tuvo el seguimiento esperado. El Rey, en su famosa intervención en TVE vestido con uniforme de Capitán General de los Ejércitos, se situó a favor de la Constitución, llamando al orden a las Fuerzas Armadas en calidad de Comandante en Jefe y desautorizando a los golpistas.
La mañana del día 24 se liberó a los diputados y se detuvo a los golpistas, la normalidad se recuperó y triunfó la democracia instaurada tras el franquismo hasta nuestros días, el mayor periodo de libertad de la historia de España.

¿Y cómo se vivió el Golpe de Estado en Alicante?

Los alicantinos, como en cualquier otro punto del país, permanecieron atentos al desarrollo de los actos, informándose por la televisión o el transistor.
En la ciudad de Alicante, algunos policías tomaron actitudes sospechosas y bastante dudosas, patrullando las proximidades de los domicilios de algunos políticos municipales, aunque no se registró ningún suceso alarmante.
En el entorno del Cuartel Militar de Rabassa, inscrito dentro de la III Región Militar (la misma que incluía la ciudad de Valencia rodeada por los tanques sublevados), estuvo especialmente vigilado. No existe ningún documento gráfico o escrito que demuestre algún movimiento extraño, pero muchos vecinos del barrio de Los Ángeles recuerdan haber visto tanquetas patrullando por las calles del entorno del Cuartel.

La gente se quedó en sus casas durante la tarde y la noche del lunes, y hasta que el Rey no salió por la televisión, las ciudades y los pueblos de la provincia quedaron prácticamente desiertos. Se registró también el intento de acaparar víveres y productos de primera necesidad en algunos comercios, por parte de algunas familias temerosas de que el conflicto aumentara.

Lassaleta y su grupo de gobierno municipal permanecieron en el Ayuntamiento atentos a las noticias hasta las 21:00, y los partidos políticos pusieron a salvo sus archivos y documentos ante el temor de que fueran incautados o destruidos.

Es conocida la anécdota de que el que hasta hace poco fuera alcalde de la ciudad de Alicante, Luis Díaz Alperi, entonces presidente de la Diputación Provincial, acudiera a pie desde el palacio provincial hasta el Gobierno Civil en la Plaza de la Muntanyeta, para ponerse a disposición de la nueva autoridad en caso de que hubiera cambios y se requiriera de sus funciones… También contactó con el Gobernador Militar, y por suerte, el General al mando en la ciudad permaneció fiel al Rey y a la Constitución, y no hubo alzamiento militar en la provincia.

Declaraciones de Alperi tras conocerse el fin del Golpe de Estado.

Tras conocerse el final del Golpe, todos los grupos políticos y representantes sociales se apresuraron a mostrar su apoyo por la constitución y la democracia en todo tipo de comunicados.

Seguimiento de las noticias del Golpe de Estado en Elche.

En la ciudad de Elche tampoco se registraron incidentes especiales, y salvo un incremento de la vigilancia policial, todo transcurrió con calma hasta conocer las noticias el día 24.
Los diputados alicantinos contaron al día siguiente todo lo sucedido cuando regresaron a Alicante para reunirse con sus familias, habiendo creído que no llegarían a contarlo y que morirían en el Congreso…

Reportaje sobre los diputados alicantinos que llegaron al día siguiente al aeropuerto de El Altet, contando su testimonio de lo vivido en el Congreso.

Los 29 guardias civiles y militares detenidos, así como un civil, fueron condenados a penas de entre 1 año y 30 años de prisión, viviendo hoy muchos de ellos vidas normales y disfrutando de las libertades y la democracia en el país que desearon secuestrar.
En los días posteriores al Golpe, el país reforzó su espíritu democrático y Calvo Sotelo pudo formar por fin gobierno en el Congreso.

Tras el 23-F, el día 27 se produjo una histórica manifestación en la que miles de alicantinos acudieron a los paseos de Soto, Gadea y Marvá para mostrar su unidad y apoyo a la democracia.
Los españoles salieron a la calle en todas las ciudades del país en la mayor manifestación de la historia de España hasta el momento, apoyando nuestra Constitución con un acto que pasaría a la historia. Aquél día todos los alicantinos sintieron que algo cambiaba para siempre y un sentimiento de felicidad invadió la ciudad.

Así recordaba el locutor de Radio Alicante – Cadena Ser, Vicente Hipólito, aquella histórica manifestación cuando le entrevistamos:
– ¿Cómo recuerda momentos históricos como la Transición, el Golpe de Estado, las primeras elecciones o el Mundial de Fútbol en Alicante…?
De la transición me acuerdo muy bien de la manifestación del día 27 después del Golpe de Estado. Fue la más grande hasta ese momento en Alicante. Estábamos conectadas todas las emisoras SER de España. Yo la retransmitía y era la primera vez que vimos gente de izquierdas diciendo “¡viva el Rey!”. El Rey se ganó ese día mucho respeto.
Estábamos en las escalerillas del Jorge Juan con las unidades móviles. La manifestación empezaba a las ocho y a las siete y media no había nadie. Ya me olía el fracaso cuando de repente empezó a acudir gente; todo el paseo se llenó y fue la leche. Nosotros íbamos en la cabecera entrevistando a los líderes políticos y mirábamos para atrás, y todavía bajaba gente desde Luceros. Era un motivo de alegría, porque nos habíamos llevado un gran susto (pudimos hablar con gente que durmió en casa de otros). Fue un baño de fuerza que decía: “somos todos estos y muchos más”. Fue un día de mucha felicidad para la gente de Alicante. Todos escuchamos el “ruido de sables”, y por fin se limpió todo aquello.
Comunicados oficiales y convocatoria de la Manifestación.

Fotografías y reseñas de la histórica manifestación en apoyo a la Constitución Española en Alicante.

Aunque parezca ya lejano, el Golpe de Estado pudo haber cambiado la historia de este país, pero afortunadamente, España habló alto y claro: queríamos libertad, democracia, y no repetir una nueva dictadura militar. Y así fue, puesto que algo había cambiado en nuestra sociedad, y lo hizo para siempre. El ejército no se sublevó y obedeció al Rey y al Gobierno, representando al pueblo soberano que había elegido la democracia. Los golpistas fueron detenidos y condenados por el Consejo Supremo de Justicia Militar en el “macrojuicio de Campamento” con penas de entre 1 y 30 años de prisión, con gran polémica por el escaso número de penas significativas y la absolución de “aquellos que sólo cumplían órdenes”.

Artículos relacionados:
De la dictadura a la democracia en Alicante
Las primeras elecciones democráticas en Alicante
Papá cuéntame… las primeras manifestaciones de la democracia en Alicante
La historia de las elecciones municipales en imágenes
El Franquismo en Alicante 1
El Franquismo en Alicante 2

Fuente:
Diario Información, febrero de 1981