>

NUESTRO PUNTO DE VISTA SOBRE LA RESTAURACIÓN DEL MONUMENTO A LOS CAÍDOS DE LA VEGA BAJA EN LA PARTIDA DE AGUA AMARGA (ALICANTE)

                       
La Asociación Cultural Alicante Vivo nació con el único objetivo de preservar la historia y el patrimonio cultural alicantino, bien fuera escrito, arquitectónico, artístico, natural o en cualquier otro formato. Por ello, desea hacer pública su postura oficial ante la polémica generada con el inicio de las obras de restauración del Monumento de Aguamarga.
                        
Nuestra asociación entiende y respeta la posición contraria a dicha restauración por determinados grupos, asociaciones, entidades  o partidos políticos. Es innegable que la obra de Daniel Bañuls está ligada a una época y a unos hechos tan dramáticos y trascendentales en nuestra historia que no nos pueden ni deben dejar impasibles. Sin embargo, dejando constancia que para Alicante Vivo la restauración íntegra del monumento no es la mejor solución, pero sí la más lógica, comunica a todos los efectos que apoya las labores de restauración de la obra de Daniel Bañuls y Miguel López, siempre y cuando se respeten los puntos siguientes:
                                
1-. La Concejalía de Cultura debe eliminar de forma rápida y tajante todos aquellos símbolos, placas, escudos, insignias y otros objetos o menciones del Monumento que puedan ser susceptibles de atentar contra los preceptos de  la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, de Memoria Histórica, entre ellos, la exaltación de forma personal o colectiva de unos hechos que no tienen cabida en el estado democrático español.
                      
2-. La Concejalía de Cultura debe modificar de forma clara y legible la simbología del Monumento, abarcando con ella a todos aquellos que padecieron una muerte violenta durante la Guerra Civil Española y la postguerra, sin distinción de signo o color político. La Asociación Cultural Alicante Vivo aconseja una gran lápida explicativa, a semejanza de la puesta en el año 1987 por D. José Luis Lassaletta Cano, alcalde socialista del Ayuntamiento de Alicante,  en la Cruz de los Caídos, y que rezaba lo siguiente: “1936-1940. A TODOS LOS HOMBRES Y MUJERES QUE MURIERON EN DEFENSA DE SUS IDEALES” y que sustituía a la que rezaba “A TODOS LOS CAÍDOS POR DIOS Y POR ESPAÑA 1936-1939”
                        
3-. La Concejalía de Cultura y, por consiguiente, el Ayuntamiento de Alicante, se debe comprometer, de forma rigurosa y efectiva, al cuidado, limpieza, mantenimiento y arreglo tanto de la escultura como del jardín adyacente, evitando de esta manera caer en la desidia que llevó al deterioro de todos nuestros monumentos de la ciudad.
                        
No entendemos desde nuestro punto de vista una rehabilitación sesgada o parcial del patrimonio arquitectónico de la ciudad. Por el contrario, apoyar sólo a una parte de nuestras esculturas  en detrimento de otras por razones políticas (más aún si éstas van a sufrir modificaciones simbólicas y físicas acordes a la democracia actual), sería una contradicción y una pérdida de los ideales que hemos volcado en la campaña cultural  “Ser alicantino…. Duele”, que iniciamos hace más de un año y que aún continúa en la actualidad.
                     
Por supuesto, nos sumamos incondicionalmente a todos aquellos grupos, plataformas y comisiones que abogan por la construcción del Monumento a las Víctimas del Bombardeo del 25 de Mayo, el Monumento en el Puerto de Alicante y el Memorial del Campo de los Almendros. Todos ellos simbolizan una deuda pendiente que tenemos con nuestra historia y que debe zanjarse de una forma inmediata, sin dilación. Sin embargo, pensamos que mezclar el debate de la restauración de 24 esculturas antiguas de la ciudad con el de la construcción de tres monumentos nuevos, está carente de sentido pues ambas cosas no son excluyentes y pueden realizarse con normalidad sin interferir la una con la otra. Aún así, es un debate ajeno a nuestra asociación y nuestros objetivos,  que dejamos a profesionales  mucho más capacitados.
                      
Sin otro particular, y esperando haber dejado nuestro punto de vista suficientemente claro, reciban un cordial saludo.