>

 
Estocolmo, capital de Suecia, y el lugar más lejano hasta el que ha llegado, por el momento, el libro “Relatos de una Ciudad Dormida”
             
El libro de la Asociación Cultural Alicante Vivo, “Relatos de una Ciudad Dormida”, es un gran viajero; no sólo literalmente, por las historias que cuenta, que nos trasladan en una máquina del tiempo a momentos pasados de nuestro querido Alicante, sino  físicamente, que han acompañado a varias personas por diversos lugares en estos días.

El abogado D. Jaime Pomares Bernat.

               

Primero fue con D. Jaime Pomares Bernat, gran amigo y Miembro Honorífico de Alicante Vivo, del que hablaron en ESTE enlace. Con él partió el viernes día 12 de mayo a Estocolmo, ciudad en la que el señor Pomares pasa largas temporadas. De sus vivencias con el libro y sus impresiones ya nos enteraremos dentro de unos meses, cuando regrese de la preciosa Suecia. No en vano, D. Jaime es co-autor con Juanjo de un capítulo del libro sobre el fondillón.

 
Juan Angel Conca (es decir, un servidor), durante la cena organizada en febrero por la Asociación Cultural Alicante Vivo
           
Conmigo, el viaje ha sido menos bucólico, pero igual (o más) de interesante. Os lo cuento a la manera en que hacemos aquí las cosas; es decir, con muchas fotografías (ojo…., NO son montajes) y más sentido del humor.
Espero que os guste.
                         
Esta noche conoceremos de “primera mano” un libro excepcional, editado en los talleres de ECU (Editorial Club Universitario) junto al campus de la U.A en Sant Vicent del Raspeig.
             
Más de veinte sugerentes relatos componen un libro ideal para leer este verano “a la bora del mar”. Para ello casi cualquier playa alicantina sirve, en este caso nosotros nos hemos decantado por la ilicitana de El Pinet.
                 
Y es que “Relatos de una ciudad dormida” es una lectura recomendable para toda clase de alicantinos.  Presentes o ausentes, autóctonos o foráneos…  Se puede saborear tanto a orillas del mar como cerca de alguno de nuestros escasos ríos.  Por ejemplo, podemos seguir el Vinalopó, ya sea visitando Elx, capital del Baix...
            
O Villena, capital del Alto Vinalopó.  A faldas del Castillo de la Atalaya o junto las Iglesias de Santiago o Santa María.  Nuestro libro viajero es apto para su lectura en el interior o la costa, secano o regadío.
               
Tanto si estamos de vacaciones como trabajando todo el verano, podemos aprovechar estos días para degustar algunas de sus historias. Hay que encontrar un rato para cada una, ya sea entre las fiestas de la bulliciosa Benidorm, o las pausas artísticas de la blanca Altea.
              
Si aún así se nos queda pequeña Alicante, podemos bordear sus límites.  Subir hasta Dénia y, después de haber almorzado o comido, hacernos a la mar tratando de alcanzar esas costas tan cercanas como son las de Eivissa.
             
Pero tampoco hace falta tanto. “Relatos de una ciudad dormida” es un libro divertido.  Casi un juego basado en reconocer lo que fuimos y seguimos siendo.  Es un juego y también un juguete, como esos que en Onil, Ibi, Castalla y Biar se han fabricado durante tanto tiempo.
           
Eso sí, puestos a elegir, los mejores lugares para saborear las historias de Alfredo, Juan José, Rubén, Jesús, Ernesto y Paco, son las faldas del Benacantil, las sillas de la Explanada o las inmediaciones del Castillo de San Fernando, entornos propicios para levantar la vista contemplar el horizonte y comprobar lo mucho que hemos cambiado. O no.

Vosotros nos contaréis.
Nos vemos esta noche en la SEDE UA.

 
           
JUAN ÁNGEL CONCA
MIEMBRO DE LA WEB “ALICANTE VIVO”