>

Parte del equipo de la Asociación Cultural Alicante Vivo momentos después de la entrevista. De derecha a izquierda: D. Miguel Valor, Juan José Amores, Rubén Bodewig, Alfredo Campello y Angel L. Valero como fotógrafo.

A lo largo de la historia de una ciudad, hay apellidos que marcan un antes y un después; nombres que quedan grabados en letras de oro y que pasan a formar parte de los grandes libros y volúmenes: Trinitario María González de Quijano, José Canalejas Méndez, Antonio Rico Cabot, Lorenzo Cabonell Santacruz, Agatangelo Soler Llorca….

En el caso del personaje que la Asociación Cultural Alicante Vivo ha entrevistado, es más que evidente. Su nombre es D. Miguel Valor Peidró. Alcoyano. Alicantino. Concejal.

Todos sabemos que pertenece al Partido Popular…; pero su enorme labor en el Área de Cultura podría encasillarlo en cualquier grupo, en cualquier partido, en cualquier ideología. Sabemos que es muy dificil de explicar. Por desgracia, vivimos en un mundo excesivamente etiquetado, cargado de arquetipos y pautas demasiado exactas.
D. Miguel parece una excepción. Algunos opinan que ocupa un puesto sencillo y apropiado para el “lucimiento”. Pero nosotros pensamos todo lo contrario. Es honesto, abierto, dialogante, comprensivo, amable, amante de lo suyo, religioso, familiar (muy familiar), pegado a su tierra…..; pero cuidado. No de una forma visceral, de esa que se alardea “es que yo soy….”.
D. Miguel Valor, en Marzo de 2009, durante el “II Homenaje al Dr. Rico”
No.

Es humilde, sincero y asequible.¡Que nos los pregunten a nosotros! Él pone el pié en el suelo y nunca rehuye lo que puede parecer incomodo. En el “II Homenaje al Dr. Rico”, al que D. Miguel se acercó voluntariamente, comprobamos que está rodeado por gente responsable. Y él lo sabe muy bien porque su Concejalía funciona como un reloj suizo.

Hace unos días, se inauguró la XXXIX Feria del Libro de Alicante. Asistió, por supuesto, puntualmente. Junto al él, había otros ilustres a los que admiramos, respetamos y queremos: D. Vicente Hipolito, locutor, o D. José Antonio López Vizcaíno, editor. Como a un trío de ángeles de un cuadro del XVIII, una aureola les rodeaba: era la cinta que D. Miguel cortó con unas tijeras. Una cinta con la bandera de España. Al ver aquella troika, nos dijimos: “Con esta gente no importan los simbolos; ni los colores. Los que ellos lleven, siempre seran buenos”.

Sus manos muestran tranquilidad y serenidad.

En un chat organizado por el Diario Información, el señor Valor se manifestó solidario. Se preocupa por los demás y es la persona que más ha hecho por nuestro entorno urbano y cultura desde hace mucho tiempo. Lo vemos. Cada dos por tres, un grupo de jóvenes artistas recomponen la nariz de Gabriel Miró, la Cruz del Siglo, el Monumento a los Héroes de la Independencia… Ahora, los leones de los Prytz en el Parque de Canalejas. Algún dia, no muy lejano, se les rendirá homenaje a ellos también en estas páginas. Y, por qué no, con unas cañas, vimo o bacores de la terreta. Son jóvenes lo suficientemente cualificados como para apoyarles. Él los apoya; está por encima de muchas cosas mundanas.

Se manifiesta sin tapujos religioso. Nos viene a la cabeza una frase bíblica que dice: “por sus obras los conoceréis”. Creemos que a estas alturas, tras treinta años de política activa, lo conocemos muy bien. Y si no es así, espero que con la siguiente entrevista apendamos más cosas de su persona y trabajo.
Es nuestro Concejal de Cultura. Necesitamos más gente como él. Del partido que sea…, pero como él.


Valor.

Su apellido lo dice todo.

¡Gracias!

—————————————–

Momentos antes de la entrevista, la Asociación Cultural hace entrega de un ejemplar de “Relatos de una Ciudad Dormida”, firmado por los miembros de Alicante Vivo.

AV: ¿Quién es D. Miguel Valor Peidró?

Nací en Alcoi, en el año 1945. Tengo 4 hijos, dos chicas y dos chicos, y soy un enamorado de toda la vida de Alicante y su provincia. Adoro y me ilusiona la Cultura, y creo que ese es el motivo principal por el que hago lo que hago.

AV: ¿Qué lugares recuerda con más cariño de su niñez?

Sin lugar a dudas, el Molí del Xorrador, en donde había una pequeña fábrica de tejidos, y, en general, toda mi infancia en Alcoi. Allí estuve hasta que vine a Alicante, en los años 80. Con la tontería, son unos cuantos añitos.

AV: Y hoy en día, cuando regresa a ellos… ¿qué opina de los cambios que se han producido en ellos? ¿Qué añora del Alcoi de antes y qué valora del actual?

El Alcoi de antes era muy bonito; un Alcoi trabajador, en el que gente trabajaba 10 o 12 horas, que vivía, trabajaba y dejaba de vivir. Añoro mi familia, que estaba formada por cinco hermanos y mis padres, y que algunos ya han desaparecido. Gracias a Dios somos 18 sobrinos y cuando nos reunimos todos los años nos juntamos 60 o 70 personas.
El Alcoi de ahora ha perdido un poco de gas, debido también a la bajada industrial. Pero sigue manteniendo su personalidad propia.

AV: ¿Qué inquietudes académicas tuvo en su juventud D. Miguel Valor? Es decir, ¿qué estudios decidió cursar para madurar intelectual y profesionalmente?

La verdad es que inquietudes, lo que se dice inquietudes, ninguna. Yo vengo de una familia humilde y cuando terminé el bachiler, practicamente concluí mis estudios. Entré a trabajar como Inspector de Seguros e hice cursillos de Marketing y de Ventas en la desaparecida Union Iberamericana, hoy llamada Zurich.

AV: ¿Por qué faceta le gustaría que le recordasen en el futuro y cómo?

Por ser una persona que luchó por la Provincia y que intentó hacer lo mejor por la Cultura y el Deporte, que son las dos tareas que siempre he llevado en política. Y, por supuesto, por mis hijos y mis nietas, que ya tengo dos.

AV: ¿Qué motivo le llevó a afiliarse a un partido político e iniciar una trayectoria política? Es frecuente escuchar a los niños decir “Papa, yo quiero ser bombero”, o “Papá, voy a ser astronauta”. Pero nadie escucha a su hijo decir “De mayor quiero ser político”

No. No. Yo no quería ser político. Hasta los 30 años, estuve trabajando en lo mío, como Inspector de Seguros, faceta en la que gané los premios de venta de toda España. Pero cuando llegó la Transición, decidí trabajar por el pueblo y mi ciudad. Mi familia viene de la izquierda, practicamente todos eran del Partido Comunista. Mi padre fue presidente del partido en la Guerra y mis tíos fueron los dos comisarios políticos que tenía Alcoi. En mi casa siempre estábamos muy significados por la izquierda, y lo que yo buscaba era trabajar por mi ciudad sin meterme mucho en política. A través de Luis Gámir Casares, que entonces era la mano derecha de Francisco Fernández Ordoñez, entré en la social-democracia de la UCD. Era el año 1979. Cuando desapareció la UCD, decidí entrar en el PP. Y aquí estamos ahora.

AV: No solo es del Partido Popular, si no que, desde nuestra perspectiva, es un hombre popular. Por su buen hacer, claro. ¿de dónde nace el cariño que está demostrando a nuestra Ciudad?

Yo siempre intento hacer las cosas lo mejor posible. El cariño viene porque en realidad creo que a Alicante le hacen falta muchas mejoras y reformas. La ciudad necesita mucho trabajo y ahora estamos en buenas manos con Sonia Castedo, nuestra alcaldesa.
En mi puesto me motiva la confianza de saber que se pueden hacer las cosas mucho mejor, que hay que trabajar porque queda MUCHO por hacer y que aún no tenemos que echar las campanas al vuelo. Para conseguir los objetivos hay que trabajar todos los días, procurando tener técnicos buenos que sepan mucho más de lo que sé yo.

AV: Antes de terminar la parte personal de la entrevista, nos gustaría hacerle un pequeño y rápido test que repetimos siempre a nuestros entrevistados. Díganos el lugar que más le gusta y el que menos de nuestra ciudad.

El que más me gusta es el Postiguet. Yo soy de playas, y sobre todo del Postiguet. Todos los que venimos del interior buscamos las playas y en Alicante siempre me cautivó el Postiguet, con su maravilloso Raval Roig al lado. Creo que es un barrio muy popular, con una gran tradición.
Y los lugares que necesitan más cariño son los barrios, en general. Y, como no, las esculturas.

AV: Ahora ya menos…

Estamos en ello.

AV: ¿Moro o Cristiano?

Moro

AV: ¿De qué “filae”?

Berberiscos. Desde que nací.

AV: ¿Qué momento puntual de nuestra historia no debería haber ocurrido nunca?

El Golpe de Estado de Tejero, el 23 de febrero de 1981. Yo era entonces Concejal en Alcoi y aquello fue “mortal”. Salieron los tanques a la calle, en Alcoi y Valencia. Los miembros del Partido Comunista y José Alberto Mestre cogieron todos los archivos y se fueron a enterrarlos. Nosotros nos dábamos todos por detenidos, ya que los golpistas decían que los miembros de la UCD éramos de izquierdas toda la vida.
Y en Alicante, las inundaciones de 1997, en las que ya era Concejal. Fueron unos días dramáticos.

AV: ¿Y cuál de los sucedidos enmarcaría en letras de oro?

La entrada de la Democracia en España. Después de la Dictadura, era el gran momento para hacerlo y lo aprovechamos.

AV: Si tuviera la posibilidad de viajar al pasado y ser testigo mudo de un acontecimiento… ¿a cuál regresaría el señor Valor?

Desde luego, volvería a vivir la entrada de la Democracia, ya que fue un momento que todos los que estamos aquí aprovechamos. Sin embargo, regresar a la Edad Media como observador tampoco estaría mal.
Ojalá pudiéramos volver atrás en el tiempo y aprovechar lo que hoy sabemos para mejorar las cosas. Viajar a los años 20 con los recursos que tenemos en la actualidad sería fascinante. Mantener las murallas y el tranvía, y evolucionar con ellos mejor de lo que lo hicimos, o no construir el Meliá… Los años 50 o 60 fueron terribles. No permitiría las barbaridades que en esas décadas se consintieron: el Gran Sol, el Meliá, la destrucción de la Virgen del Socorro, la Albufereta, donde yo iba a veranear en 1965. Vosotros no habíais nacido aún. Allí había un ambiente propio, pero poco a poco se lo cargaron cuando empezaron a construir en esa zona.

AV: Trabajador hasta el punto de no plantearse la jubilación, solidario (colabora con Cáritas y Unicef), buen bailarín (le chifla bailar “Paquito el Chocolatero” en las cenas y reuniones), amante de las fiestas, seguidor de algo tan nuestro como es la Pilota Valenciana, deportista, marido, padre y abuelo… ¿qué le queda por hacer en la vida que no ha hecho aún y lo está deseando?

La verdad es que me gusta bailar pero no soy muy bueno. En este momento estoy deseando hacer cuatro cosas que ocupan mi tiempo y son prioritarias: las esculturas de Alicante, el Castillo de Santa Bárbara, el Museo de Arte Contemporáneo (MACA) y la Fábrica de Tabacos. No las he terminado aún y tengo que hacerlas sea como sea, con la ayuda de todos.

AV: ¿Su comida preferida?

Huevos fritos con patatas.

AV: ¿Chato de vino o caña?

Caña

AV: Cosas que se llevaría a una isla desierta.

Discos de Salsa, por ejemplo, para crear ambiente en la isla; unas gafas de bucear (yo estaba en el Equipo de Natación de Alcoi y en el año 1965 fui Campeón Comarcal de los 100 metros lisos mariposa) y unas aletas para poder observar bien el mar; un buen libro; y la mujer y mis hijos, por supuesto.

AV: ¿El último libro que ha leído?

Por desgracia, últimamente puedo leer pocos. Pero me gustan todos los libros de superación personal. Ahora mismo recuerdo “La Conquista de la Vida”, de Salvador Iserte, uno de los ejemplares que me impactaron en su día.

AV: Si no nos equivocamos, entre otras cosas, usted fue Vicepresidente Primero y Diputado Delegado de Cultura, Deportes y Educación de la Diputación Provincial de Alicante. ¿Qué opina de su trabajo en ese cargo?

Es muy diferente al de Concejal. Es un trabajo más “señor” y bonito. Se reparte dinero por toda la Provincia y se llega a conocer todos los pueblos de la misma. Puedo presumir de conocer todos. Los 141. Y cuando los visitas, da mucha alegría ver cómo se ha invertido en ellos todo el dinero de los contribuyentes: se han hecho polideportivos, aulas de Cultura…
Trabajar en un Ayuntamiento es completamente diferente. Es más sugestivo y tiene una ventaja que a mí me encanta: se vive la vida y se observa tu trabajo más directamente. Incluso se llega a las últimas consecuencias, que es verlo terminado. En la Diputación, tu gestionabas el dinero y otros lo concluían. Un cargo en el Ayuntamiento te permite estar en contacto con el pueblo y con la realidad de todos los días.

AV: De la labor llevada a cabo en la Diputación… ¿qué le hubiera gustado hacer o terminar de hacer, y no pudo por diversos motivos?

Terminar el Auditorio, que lo empezamos conjuntamente con D. Joaquín Ripoll.
El Marq lo hicimos con D. Julio de España, el Mubag, que salió bastante bien, el Polideportivo cubierto de Alcoi… Con lo cual, lo único que me quedó pendiente fue terminar el Auditorio

AV: Pero un buen día, D. Miguel Valor se convierte para alegría de muchos, en Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Alicante. ¿Por qué decide tomar usted o su partido esa decisión?

Un día, D. Luis Díaz Alperi me llamó y me ofreció cambiar la Diputación por la Concejalía de Cultura. Me comentó que le hacía mucha falta por el tema cultural y, como habíamos estado juntos en la Diputación desde el año 1979 hasta 1983, conocía mi interés por esta faceta. Al principio le dije que me lo pensaba, pero al descubrir las cosas que se podían hacer desde Cultura, verdaderamente fue cuando acepté. Ante mí vi una autopista con gran cantidad de proyectos a realizar y que hasta la fecha estaban parados.

AV: ¿Cómo encontró el Patrimonio y la Cultura de Alicante cuando llegó a la Concejalía? ¿Era entonces Alicante una ciudad “guapa, guapa y guapa”? ¿Cómo la ve ahora?

Ni entonces Alicante era una ciudad tan mala, ni tampoco tan “guapa, guapa y guapa”. Aún se pueden hacer muchas cosas y, repito, no debemos tirar cohetes porque estamos empezando. Si hemos conseguido logros, aún restan por hacer muchos más. Con el “guapa, guapa, guapa”, la alcaldesa Dña. Sonia Castedo y su equipo están intentando completar esos logros. Pero queda mucho y estamos en el camino.

AV: Sabemos que es un hombre de equipo; un gestor que valora mucho el trabajo de la gente que lo rodea. ¿Qué puede decirnos de toda la gente que trabaja en los Departamentos de Cultura?

Debemos estar rodeados siempre de gente muy buena; gente preparada porque si no fuera así, el que fracasaría sería el Concejal. Durante toda mi vida siempre he buscado a los mejores, y por ese motivo ellos son mejores que yo. Muchos políticos lo hacen al revés y opino que es una equivocación. Hay que rodearse de gente con mucha capacidad de trabajo y ser uno mismo el que camina con ellos, haciendo las cosas que ellos planifican. Así lo hacemos y creo que no nos va mal. Tengo un buen equipo. Luisa Biosca, una gran profesional y una enamorada de lo que hace; Rosa Castells; Pablo Rosser…

AV: ¿Y de D. Victor Rives?

Victor en Educación ya hizo una gran labor. Es increible. Yo normalmente me voy a la programación, a los grandes eventos, rehabilitaciones… y debo tener a alguien que lleve la intendencia. La intendencia es el personal, el día a día, la economía, etc… Lo necesito siempre a mi lado.
También hay técnicos de Patrimonio, con los que debo estar en contacto para que me informen de todos los temas. Soy una persona que me leo todos los expedientes, y trabajo con los técnico sin intermediarios. El primer día de llegar aquí quité el Gerente y dejé fuera al que llevaba el tema de Exposiciones. Lo que se trata es que todo sea de común acuerdo pero en este despacho. Para bien o para mal, todo pasa por mis manos. Y aunque no lo entienda todo, me voy enseñando.

AV: ¿Hay algún plan a corto/medio/o largo plazo para recuperar las joyas olvidadas por los alicantinos, como la antigua Refinería La Británica?

Hay planes a corto, medio y largo plazo. Para la Británica existe un proyecto excelente. El único problema reside en que los tres mil millones de las antiguas pesetas suben a diez mil millones, que es lo que cuesta. Y es precioso. Lo organizaba la Generalitat conjuntamente con nosotros, y allí va un planetario para ver las estrellas en las bóvedas interiores. Se nos daba a nosotros, pero aún no está claro a quien pertenece, al estar bajo tierra. ¿Al Estado? ¿Al Ayuntamiento?
En Alicante, podríamos estar horas hablando de proyectos.
Lo primero y fundamental era arreglar las esculturas, que estaban todas rotas. Después, poner más. También había que recuperar la Fábrica de Tabacos, de la que ya estamos en la primera fase. Y el Castillo de Santa Bárbara y el Museo de la Ciudad. No podemos olvidarnos del Museo de Arte Contemporáneo, que estaba un poco parado.
Hay tantas cosas por hacer… Por eso me gusta tanto este cargo.

AV: ¿Algún día veremos en marcha el viejo proyecto de abrir alguna biblioteca por la noche, las 24 horas del día, y los fines de semana?

Eso irá en la Fábrica de Tabacos, dentro del Proyecto “La Fábrica de las Ideas”. Estará abierto todos los días, desde las 10 de la mañana hasta las 10 de la noche. Constará de sótano con audiovisuales, para hacer maquetas de todo tipo. Cafetería, Sala de Exposiciones, Auditorios, talleres para Teatro, 30 ordenadores abiertos para todos los socios que quieran apuntarse gratuiitamente…. Veremos un jardín vertical, la rehabilitación de las tres naves, de los 30.000 metros cuadrados, el desaparecido claustro… Todo a lo largo de 3 fases. La primera de ellas, se inaugurará en el mes de marzo de 2010, aproximadamente.

La “Fábrica de las Ideas”, el proyecto para recuperar el edificio de la Fábrica de Tabacos y su entorno.

AV: Parece que se ha denegado en el nuevo catálogo de bienes protegidos una gran cantidad de murales de Gastón Castelló, Manuel Baeza o Adrián Carrillo entre otros. Del mismo modo, se escucha las posibles consecuencias que podría tener la utilización de las medianeras del Gran Sol o el Riscal para publicidad. ¿Podría intervenir su Concejalía para evitar ambas cosas? Nuestros murales son unas obras de arte únicas en España.

Hay en estos momentos una Concejalía de Atención Ciudadana, que dirige Dña. María Otilia García-Pertusa, que está destinada a estos asuntos. Sin embargo, estoy de acuerdo en que los murales son de lo mejorcito que tenemos. No en vano, Gastón Castelló hacía mucho mejor los murales que la pintura, o Manuel Beaza. Intentaremos preservarlos, entre ellos, junto con la Consellería, el gran mural que tenemos en la Estación de Autobuses.

AV: Una extraña coincidencia hizo unir a la Asociación Cultural Alicante Vivo con su Concejalía: por una parte, el inicio de nuestra campaña de concienciación ciudadana titulada “Ser Alicantino Duele”; por otra, su plan integral de rehabilitación de esculturas y monumentos de nuestra ciudad. ¿Cree usted que el enorme trabajo que le está llevando el trabajo de recuperación artístico de nuestra ciudad está lo suficientemente reconocido por la ciudadanía?

Una cosa vino con la otra. Me motivó mucho que Alicante Vivo hiciera una serie de reclamaciones (reclamaciones, entre comillas) de temas que se pueden hacer por Alicante. Que los ciudadanos no reconozcan lo suficiente el esfuerzo llevado a cabo, es un tema que me importa menos. Yo creo que si había un colectivo que quería dignificar los monumentos de la ciudad y había un Concejal que leía vuestras cartas en los periódicos, lo justo era que dijera a los técnicos que elaboraran un informe. Y si dicho informe era tal y como decíais, pues adelante a buscar el dinero y comenzar a trabajar.
En un año, hemos dado un cambio enorme… y aún queda. Pero en este año lo terminamos de arreglar.

AV: ¿En qué punto exacto se encuentran ahora las labores de restauración de monumentos?

Muy avanzadas. En estos momentos hemos empezado los trabajos en la fuente del “Niño Flautista”, tenemos en marcha el Monumento al Dr. Rico en el Tossal, hemos dado luz verde al proyecto definitivo del Panteón de Quijano (que también está en un estado lamentable), los leones del Paseo de Canalejas van a muy buen ritmo…. Los 24 monumentos que teníamos, más el de Trinio González de Quijano, 25, de aquí a final de año están todos terminados. Entonces elaboraremos otra lista con los monumentos más recientes que también están en mal estado y nos plantearemos poner más esculturas.

AV: No nos duelen prendas alabar y agradecer la recuperación del Monumento de Aguamarga, así como la eliminación de sus signos y significados inconstitucionales. No en vano, cursamos un comunicado oficial apoyando la iniciativa. Pero… ¿qué opina D. Miguel Valor de todas las críticas negativas recibidas por partidos políticos y otras agrupaciones?

Yo creo que es un tiempo pasado. Yo no soy nada sospechoso de ser una persona cerrada a la derecha o a la izquierda, ni mucho menos. Creía verdaderamente que el monumento valía la pena porque era de Daniel Bañuls, uno de nuestros mejores escultores. Vimos claro que había que salvarlo, al tiempo que había unos símbolos que no tenían que estar ahí, por lo que los quitamos tranquilamente. Antes había hablado con la Comisión de la Memoria Historica y la Falange, y no me pusieron muchas pegas. Después de los trabajos llegaron algunas críticas, pero los que estamos en política debemos asumirlas.
Lo cierto es que ya han pasado tres meses y nadie se acuerda de ellas. El monumento está en perfecto estado y se ve precioso. Cuando la hizo Bañuls, ya dijo que lo hacía sin ningún sentido político y, por lo tanto, creo que están todos contentos. Si os fijáis, también se ha sustituído una placa que había allí y se ha puesto una dedicada a todos los muertos de la Guerra Civil en defensa de sus ideales.

AV: Algo parecido a la Cruz de los Caídos.

Y la Cruz no tiene ni una cuarta parte del valor arquitectónico ni patrimonial de una obra de Daniel Bañuls. Si vas por la carretera en coche, te das cuenta de lo bonito que está el monumento, ya sin connotación política

AV: Le contamos una anécdota: cuando Pablo Picasso presentó el Guernika en la Exposición Mundial, se acercó un cónsul alemán y le preguntó “¿Usted ha hecho esto?”, a lo que Picasso le respondió: “No. Lo han hecho ustedes”. ¿Cree el señor Valor que la masacre del Mercado Central de Alicante, con casi 400 víctimas CIVILES sin signo político alguno (había incluso curas), está lo suficientemente recordada por todos?

No. Yo creo que se tiene que recordar más. La señora Castedo está en contacto con los miembros de la Memoria Histórica, que tienen un monumento en marcha. Dicho monumento, de Elena Albajar, recordará a los muertos que hubo allí y ya estamos preparando el lugar para colocarlo. Allí hubo gente inocente y creo que los mismos que tiraron las bombas no sabían ni lo que hacían. Según lo que he leído en algunos libros, dejaron caer el armamento mientras huían. Una salvajada, lo hiciera quien lo hiciera, que masacró a la gente más humilde que había allí.

AV: ¿Y la posibilidad, sencilla y rápida, propuesta en dos ocasiones a la alcaldesa Dña. Sonia Castedo por Alicante Vivo, de cambiar el nombre de la Plaza por “Plaza del 25 de Mayo”? ¿No cree que sería la mejor forma de recordar a nuestras generaciones futuras los horrores de la guerra?

Eso lo estudiaremos una vez que tengamos el Monumento, que es lo que se merece en este momento la Plaza. La gente no sabe lo que pasó allí y la obra es fundamental. Su instalación ya está consensuada y seguimos adelante. Estará para final de año.

AV: ¿Cree usted que se cerrarán algún día las heridas de nuestra terrible Guerra Civil?

Yo creo que sí. Pero con buena voluntad por parte de todos. Aquello es un tiempo pasado, una gran equivocación, que ya la hemos pagado con creces durante tantos años con una Dictadura.


AV: El paso mes de marzo, organizamos el II Homenaje al Dr. Rico. ¿Veremos algún día el Tossal luciendo como antaño?

No lo sé, pero sí estoy seguro que hay una serie de trabajos, que llevará a cabo mi compañero D. Andrés Llorens, para la zona del Castillo de San Fernando. Los alicantinos debemos concienciarnos que antes usábamos la zona, y ahora ya no vamos. Ocurre algo parecido con entidades culturales como el Ateneo, que tienen problemas porque estamos en la era del ordenador y se han perdido los temas colectivos.

AV: ¿Tiene miedo que el monumento a D. Antonio Rico Cabot, al no estar rehabilitada toda la zona del Tossal, caiga pronto en manos salvajes y vandálicas?

No, porque lo vamos a tener terminado en el mes de noviembre y si cae en manos vandálicas, lo volveremos a arreglar. El tema es claro: si hay una pintada, tenemos que borrarla. Y si se rompe algo: tenemos que arreglarlo. Cuando no haces esto, es cuando estás “muerto”. La gente no respeta una zona o un monumento cuando ven que no lo cuidas. Si tu lo proteges, los vándalos al final se cansan. El gran problema es que hay que tener un mantenimiento todos los años y destinar una cantidad de dinero para ello. Y decir: “¿ahora que le falta?” “¿la cabeza?”. Pues ponérsela y no dejar que pase el tiempo.

AV: A nosotros, particularmente, nos sorprendió y emocionó mucho su presencia en ese acto. ¿Qué le hizo acompañarnos en el Homenaje al Dr. Rico Cabot?

Me conciencié al ver vuestras cartas en los periódicos y en todos los medios de comunicación. Hablé con Luisa Biosca, le comenté toda la historia, y decidí acudir para testimoniar un poquito que nos íbamos a ocupar de la restauración. El proyecto ya está ahí, y ahora sólo queda terminar la obra. Por nosotros, todo aquello que podamos hacer en Cultura, nosotros encantados.

AV: ¿Qué opina de la función de internet en el desarrollo y distribución de la cultura?

Es fundamental. Yo llegué tarde a internet, hace sólo 6 o 7 años. Hice un cursillo de 40 horas para ponerme al día, pero reconozco que es importantísimo. Es el medio para llegar a todos los hogares.

AV: Y como Concejal de Cultura… ¿qué opina que haya niños que tengan que estudiar en barracones durante años?

Me parece que no es la solución. Conozco los problemas que tiene la Generalitat Valenciana, más concretamente la Consellería de Educación, y a veces no hay más remedio. Los barracones están bien acondicionados, pero no es lo que los niños deberían tener. Eso tiene que terminar: lo sabe la Consellería, lo sabe el Partido Popular, y en nuestros programas intentamos quitarlos. Pero ahora sale el problema de Manjón, de dónde ubicas a los niños. Los barracones tienen aire acondicionado, que si bien no estoy diciendo que sea la solución, es un “parche” provisional. Me consta que Paco Camps y toda la Generalitat Valenciana, junto con la Alcaldesa de Alicante y el Ayuntamiento, están luchando para que esto desaparezca.

AV: Pero el caso de Benalúa no es un “parche”. Ya vamos para diez años en barracones.

Allí empezaron que si se hacía, que si no….. Una verdadera lástima.

Panorámica de Alicante desde el despacho de D. Miguel Valor

AV: La gente define Alicante como una ciudad de ocio y de servicios. La Cultura hace un papel de comparsa al turismo, pero la gente no se involucra: tenemos exposiciones, salas municipales, la Lonja…. pero la Cultura nunca llega a ser la protagonista. ¿Cuándo tendrá Alicante una oferta cultural como Madrid o Barcelona? ¿Cuándo conseguiremos “arañar” un proyecto de embergadura?
Ahora tenemos ese proyecto con la Fábrica de Tabacos.

AV: Pero con el peso específico de Alicante, ¿no conseguimos arañar ningún proyecto a Valencia?

Sí. De hecho, todo esto que estamos haciendo ahora es de fondo estatal o autonómico. Pero tenemos que “arañar” más, claro. Hay que pedir, y me consta que la alcaldesa lo está haciendo. Dña Sonia Castedo está en las Consellerías y eso se tiene que notar. A final de este año o el que viene lo veremos. Seguro, seguro.

AV: Inauguración de exposiciones, conciertos, libros, cambio de nomenclatura de calles, plenos, monumentos… ¿cómo es posible que aún le quede tiempo para practicar gimnasia o hacer footing paseos por el Postiguet y la Explanada?

Porque tengo un buen equipo. Procuro llevarlo todo por delante, hablándolo aquí. Tengo una visión bastante amplia con un equipo que hace toda la labor de campo, con lo cual me adelantan mucho. Me viene muy mal el tiempo, y aunque no puedo leer todo lo que me gustaría, la gimnasia no me la dejo. La gimnasia no me la quita nadie, porque la he hecho toda mi vida. Es una liberación a mi stress. Hago pesas, footing, natación… y todo eso es lo que me aguanta.

AV: Señor Valor, ojalá nunca le flaqueén las fuerzas y los alicantinos podamos seguir disfrutando de su gestión, plasmada día a día en nuestras calles y nuestra cultura.

Y yo poder seguir contando con vuestra ayuda. Lo he dicho publicamente en todos los medios: prensa y radio. Alicante Vivo es para mí una gran entidad cultural que me sirve para recordar cuando hay cosas mal hechas o cuando hay cosas bien hechas. Sobre todo, para los problemas que tiene Alicante. Para mí ,vuestra asociación es el notario de lo que sucede en la ciudad.

AV: Muchas gracias, D. Miguel. Ha sido un enorme placer que seguro valorarán nuestros lectores en la justa medida. Hasta pronto.

Introducción:
Eusebio Pérez Oca
Entrevista:
Asociación Cultural Alicante Vivo
Fotografías:

Angel Luis Valero©