>

Jueves por la mañana temprano. Voy a llevar a mi hijo a la escuela de verano y me encuentro con este panorama. No es la primera vez que me ocurre. Al lado de mi casa se juntan a menudo una pandilla de zangolotinos que después de zamparse el contenido de los Burguer y las pizzas y de beberse sus respectivos refrescos altos en azúcares lo dejan todo por en medio, siéndoles muy costoso llevar los envases unos interminables cincuenta metros hasta el contenedor. Vale, aparte de guarros son unos gandules, pero aquí, los de la foto, esos no tienen nombre. ¡Pordió! Si es que no han encestado una.
Y luego el Sr. Font de Mora se niega a que se enseñe educación para la ciudadanía.
MUY POCA EDUCACIÓN Y MUY POCA CIUDADANÍA ES LO QUE HAY