>

Aquí está el primer artículo en el que hablaremos de personajes conocidos y populares alicantinos. Está basado en otro de igual nombre, que conjuntamente publicaron José Antonio Peral (texto) y Remigio Soler (ilustraciones), para el Ayuntamiento de Alicante.

                        

Aunque de algunos de estos personajes ya se ha hablado en Alicante Vivo, he preferido poner a los once que aparecieron en el artículo original, con las palabras y título exactos que el autor decidió poner en su día.
              
Había oído hablar de alguno de estos personajes…; de otros, la verdad,  no. En persona, únicamente conocí a Ramonet que, junto con Caruso, fueron los más populares durante mi niñez. A Ramonet sólo le veía arrossegant el ninot de la Foguera de Alfonso el Sabio (Obri l’ull), pero a Caruso y su al final inseparable “Collares” los ví más veces. Caruso no aparece en este artículo, porque los autores originales así lo decidieron.
                   
No puedo evitar que, cada vez que se hable de esta series de personas (de las que hay varias en cada ciudad o pueblo), la rabia me invada, porque aunque ahora se les recuerde con nostalgia y con cariño, cuando estaban vivos fueron objeto de burlas crueles y despiadadas por parte de la gentuza que no dudaba en descargar en ellos sus frustraciones y peores instintos. Al pobre Caruso, que lo único que hacía de malo era ir cargado de medallas y cantar espantosamente, he visto en mi propio barrio cómo le tiraban cubos de agua, orinales o cualquier otra cosa que se les ocurriera, todo para burlarse y divertirse a costa de unos seres humanos, cuyo único pecado era ser diferentes.
                 
Don León Dupuy 
            
Famoso comerciante alicantino entendido en vinos. Con motivo de la travesía por el atlántico, los tripulantes del Plus Ultra fueron obsequiados con unos coches espectaculares de la marca Lincoln, que fueron exhibidos en la plaza de toros de Alicante. Los coches fueron a parar a una conocida familia alicantina para su comercialización. La Casa Comercial tenía un expositor detrás del hotel Samper –que luego sería el Carlton- y en el escaparate ante un imponente Lincoln, se exhibía un cartel con la leyenda: “Coche adquirido por el opulento comerciante don León Dupuy”.                     

                

El meló
          
Singular corredor de fondo alicantino que disfrutaba corriendo junto a las motos. Cansaba caballos dando vueltas al albero en el coso de Alicante.
           
Su fama le vino de hacer el recorrido Elche-Alicante con un melón en cada mano, llegando a correr hasta Madrid por etapas. La famosa Soledad del corredor de fondo no era otra cosa que su mujer que se quejaba de que llegaba a casa siempre cansado. Murió de tanto correr, claro.