>

Un momento de la inauguración del busto de Rubén Darío, ubicado en el Paseíto de Ramuro Ramiro. En la foto, junto a otras personalidades, podemos ver a Dña. Luisa Biosca, Don Miguel Valor y Dña. Sonia Castedo. Imágen extraída de la web “Nuevo Impulso”

             

Llegó a Alicante hace más de 35 años, tras una donación de la ciudad de Nicaragua. Sólo pusieron una condición: que mirara al mar. Sin embargo, descansó olvidada en un viejo almacén municipal, deteriorada y oxidada, tras las (nefastas) obras de reurbanización del Paseíto de Ramiro..

                

Nadie se acordó de él durante muchos años; ni de Rubén ni de Justino Sansón, el embajador que hizo tan insigne regalo. Hasta que un buen día, sin saber cómo, se localizó y se decidió invertir más de 6.000 euros en poner “guapo” al poeta.

Hace unos días, el Concejal Valor, la Alcaldesa Castedo, y la técnico Dña Luisa Biosca, entre otros, la “reinauguraron”.  Era uno de los monumentos enmarcados dentro del Plan Global de Rehabilitación de Esculturas. El poeta  luce ya sobre un pedestal con la frase: “Ser español es timbre de nobleza”.
     
Un nuevo aliciente cultural para nuestra ciudad y, como no, una nueva alegría  escultórica para Alicante.

 
Gracias.