>

“Esta campaña está dedicada a todos los alicantinos que han pasado a mejor vida. Y a los que aún están por ahí abajo y que con el paso del tiempo, obviamente y sin exclusión, irán a hacerles una alegre visita”

——————

Para informarte y participar en la Campaña de Concienciación Ciudadana “SER ALICANTINO DUELE… ¡¡EN EL MÁS ALLÁ!!”, visita ESTE enlace de la Asociación Cultural Alicante Vivo

—————–

LA CURIOSIDAD

En esta ocasión, desde Alicante Vivo vamos a dar un salto hacia atrás en el tiempo de casi 600 años, en busca de uno de los religiosos más importantes de la historia de Alicante. O, quizá, el más importante. Se trata, sin lugar a dudas, del “Ser alicantino duele… ¡¡en el más allá!!” más antiguo de toda la campaña, exceptuando el repaso que hicimos hace unas semamas a la historia de nuestros cementerios.

Dicho religioso, de la población de Sant Joan d’Alacant, se llamaba D. Pedro Mena y Vera (otros autores le apellidan Gosálbez)..., y lo recordamos porque desde Roma trajo a dicho pueblo la reliquia más querida y famosa de Alicante: LA SANTA FAZ.

Representación, posiblemente, de D. Pedro Mena mostrando el famoso lienzo

Pero ahora llega la cuestión…

¿Qué sabemos en realidad de este sacerdote del siglo XV?

Y lo que más nos importa en esta campaña… ¿Dónde está enterrado y es visitable su tumba?

Empecemos:

EL PERSONAJE
De nuevo, por segunda vez en esta campaña, nos acercamos al Monasterio de la Santa Faz. Y no será la última



D. Pedro Mena y Vera nació en la pequeña aldea de Sant Joan, perteneciente entonces a la ciudad de Alicante. Sus datos biográficos son algo imprecisos, pero podemos afirmar que ocurrió a finales del siglo XIV o principios del XV. Se doctoró en Escritura y Sagrada Teología en Valencia regresando poco después a su pueblo.

Las Crónicas difieren en el motivo por el que marchó a Roma. Según parece, se convirtió en secretario del Cardenal Rodrigo de Borja, al que acompañó a Roma, coincidiendo su llegada a la ciudad con la muerte del Papa Sixto IV. Fue allí donde el propio Rodrigo, futuro papa Alejandro VI, que se rodeó de colaboradores de habla catalano-valenciana, le daría a Mena la reliquia de la Santa Faz que guardaba en su oratorio. Se trataba de un trozo de tela con un rostro grabado, que el sacerdote alicantino guardó cuidadosamente y se trajo a Sant Joan cuando fue nombrado cura de dicho pueblo. Es evidente que la Fe y el pragmatismo siempre han estado enfrentados a lo largo de la historia de las religiones. Mientras unos aseguran que la Santa Faz es en verdad una de las tres partes del paño con el que la Santa Mujer Verónica limpió el rostro de Cristo, otros afirman que no era otra cosa que uno de los muchos iconos bizantinos rescatados de Constantinopla cuando esta ciudad, antigua capital del Imperio de Oriente, cayó en manos de los turcos. Lo cierto es que la mujer llamada Verónica no figura en ningún pasaje de los Evangelios, y que su nombre tan solo es una deformación de las palabras “Vero Icono”, o sea, “Retrato verdadero”. Pero…. ¿quién somos en Alicante Vivo para echar por tierra 600 años de veneración?

Arca de Mosén Pedro Mena donde se guardó la Santa Faz. Fue quemada el 26 de julio de 1936

Altar Barroco de la Santa Faz en la iglesia de Sant Joan. En el centro se observa el retablo de Remigio Soler. Debajo la reconstrucción del arca de Mosén Pedro Mena

Continuemos con el relato….

De regreso a su pueblo, Pedro Mena, no dándole demasiada importancia a la reliquia, decidió guardarla en el fondo de un arcón, el cual se conservó en Sant Joan hasta que fue quemado un 26 de julio de 1936, fecha del asalto de la Iglesia. Según cuenta la tradición, pese a colocar el velo en el fondo del arcón, éste aparecía en la parte superior siempre que el sacerdote lo abría. Confundido, Mena decidió sacar en procesión la reliquia hasta el Monasterio de los Ángeles para implorar la necesitada lluvia y, de paso, presentar a su pueblo el paño.

Con la Santa Faz clavada en un tablero, la rogativa se dirigió desde Sant Joan hacia el Monasterio alicantino. Pero cuando la mencionada rogativa atravesaba el Barranco de Lloixa (o Joncaret), el portador de la Santa Faz, el Padre Villafranca, pidió ayuda a los presentes puesto que no podía sujetar el lienzo. En ese momento los presentes contemplaron atónitos una lágrima que brotaba de la mejilla del rostro y que quedó detenida en él. Uno de los presentes D. Guillén Pascual, se acercó y tocó la lágrima, que resbalaba por su dedo. Desde entonces se cubriría el dedo con un dedal de plata y cambiaría su apellido por el de “Pascual de la Verónica“. Era el 17 de marzo de 1489. En el lugar del Milagro de la Lágrima (dentro del barranco) se levantaría el Monasterio de la Santa Faz.

El Padre Esplugues afirmó en su Crónica, que un anciano de Sant Joan le aseguró que en el Archivo Parroquial (semidestruido en 1936) existía una nota que decía:

“El Vº Siervo de Dios Don Pedro Mena, Sacerdote muy exemplar y de loables virtudes, natural de la Universidad de S. Juan Bautista en la Huerta de Alicante, Cura Párroco de su Igl. Parroquial; especial bienhechor de los pobres; Misionero apostólico; varón de consumada literatura, muy versado en las Sag. Escrituras; singular en el don de profecía y en el de hacer milagros. Traxo la Sta. Faz de Roma y estableció su culto y veneración. Falleció en su Patria, colmado de años y virtudes, día 17 de marzo de 1483”

Aquí comienzan los problemas. Si murió en 1483, no pudo estar presente en el milagro de 1489. Ni siquiera haber vivido la muerte de Sixto IV que tuvo lugar en 1484. Además, en 1489, fue nombrado cura de Sant Joan. Por tanto debe haber un error de transcripción de la nota.

SU SEPULTURA
Grabado de la época. Extraido de Alacant/Alicante Siempre

El Mosén Pedro Mena y Vera fue enterrado en la Capilla de la Comunión de la antigua Iglesia de San Juan Bautista de Sant Joan, colocándose en su sepultura una gan lápida de mármol con una inscripción latina. Pero con motivo de las obras de construcción de la nueva iglesia en el siglo XVII, la lápida se rompió y no fue repuesta por lo que en la actualidad se ignora el paradero de su tumba que por lo visto iba a ser trasladada, aunque no existen datos que confirmen el traslado.

El 14 de septiembre de 1943, festividad del Santísimo Cristo de la Paz en Sant Joan, se descubrió una lápida conmemorativa en el interior de la iglesia con un texto similar al que hemos mencionado más arriba, que decía lo siguiente:

“En esta iglesia parroquial yacen los restos del venerable siervo de Dios MOSÉN PEDRO MENA sacerdote muy ejemplar natural de S. Juan y cura párroco de su iglesia, bienhechor de los pobres, misionero apostólico, varón de consumada literatura versada en las Sagradas Escrituras, singular en el don de profecías y milagros. Trajo de Roma la Stma. Faz y estableció su culto y veneración. Falleció el 17 de marzo de 1483 a los 83 años de edad”


Lápida conmemorativa de 1943

Como vemos es una reinterpretación de la que se supone que fue su lápida original aunque vuelve a mencionarse 1483 como la fecha de fallecimiento, algo que como hemos visto más arriba parece ser incorrecto.

Ya en nuestros días, el 17 de julio de 1955 el Ayuntamiento de Alicante rotuló una calle de Rabassa con el nombre del sacerdote santjoaner. Sant Joan haría lo mismo en 1958 rotulando la antigua Calle de la Paz con el nombre del portador de la Sant Faz a nuestra tierra. Por último en 1996, la Cofradía de la Santa Mujer Verónica descubriría una placa conmemorativa agradeciendo a Mena la traída de la Santa Faz a Sant Joan.

Aspecto de la Calle del Mosén Pedro Mena en Sant Joan

Placa homenaje a Pedro Mena en su calle de Sant Joan

ENTONCES… ¿DÓNDE YACE EL MOSÉN PEDRO MENA?

Por desgracia, se desconoce el paradero de la tumba del Mosén Pedro Mena. La reconstrucción de la iglesia en el siglo XVII modificó la planta y distribución de la iglesia de San Juan Bautista aunque la antigua Capilla de la Comunión podría coincidir con la actual Capilla del Cristo de la Paz, situada a la izquierda de la entrada de la iglesia.

Sólo una excavación en la iglesia de Sant Joan d’Alacant nos daría la oportunidad de encontrar los restos del sacerdote que trajo de Roma la Santa Faz.

Interior de la capilla del Cristo de la Paz
Fuentes:
– SALA PÉREZ, MANUEL “Crónica de San Juan de Alicante” Ed. Ayto de Sant Joan, 1924
– SALA SEVA, FEDERICO “La Villa de San Juan y la Santa Faz” Ed. Ayto. de Sant Joan, 1989
– Programa de Fiestas del Cristo de la Paz 1943