Archivos para la categoría: Personajes Ilustres

>

Solveig Nordtröm es una arqueóloga que ha vinculado su vida y su trabajo a la investigación de la historia del levante español. Es uno de esos personajes que deberían tener un lugar de honor en la historia de la arqueología alicantina.
En 1955 llegó a España, estableciéndose en Alicante. Esa “rubia de figura esbelta , con gafas estilo Marylin y que hablaba correctamente el español” comenzó sus trabajos en los yacimientos de Guardamar del Segura. Por entonces ya se le definía como una incansable trabajadora de campo.
Participó asimismo en la reforma del Museo Arqueológico Provincial de Alicante, colaborando en el incremento de su fondo patrimonial. En las excavaciones, agarraba la piqueta y no le rendían las horas.
No bebe ni fuma, y se alimenta únicamente de verduras, frutas y algo de queso. En una entrevista contó entusiasmada lo mucho que había podido sacar a la luz del Tossal, del que tan sólo había excavado 1/8 parte de su perímetro. Pero se entristeció con todo lo que se iba a perder a medida que avanzaban las obras de construcción de La Albufereta. En palabras suyas: “los terrenos están vendiéndose por parcelas y sobre los mismos van construyéndose chalets sin que mano alguna pueda detener esa anulación de valores que se hallan todavía por descubrir. Claro…., es cuestión de dinero. Y los arqueólogos somos pobres. ¡¡Si yo pudiera hacer algo!!”.
Y vaya si lo hizo.
En un día sin determinar (ya que los periódicos de la fecha estaban atenazados por la Ley de Prensa dictada por  Manuel Fraga Iribarne), Solveig se tendió delante de las excavadoras tras avisar a la prensa internacional del atropello que estaba a punto de cometerse con el patrimonio cultural.
Gracias a esta atrevida acción, consiguió la paralización momentánea de la destrucción de los restos y la edificación de un hotel. Es seguro que, de no haber sido Solveig ciudadana sueca, su actitud habría sido reprimida de forma inmediata por las autoridades, que prefirieron evitar un escándalo aún mayor del que ya se estaba produciendo.
Después de esta paralización, Solveig consiguió que el Ministerio de Educación español comprara los terrenos sobre los que se asentaban los restos, impidiendo de este modo la desaparición de la ciudad íbero-cartaginesa-romana.
Fue colaboradora de lujo de Lafuente Vidal… pero como en otras muchas ocasiones, a ella no se le reconoce el mérito que tuvo para nuestra historia.
¿Cuestión de sexo?
No lo sé.
¿Cuestión de nacionalidad?
A eso tampoco tengo respuesta.
Solveig Nordtröm se estableció posteriormente en Benidorm, donde aún tiene su residencia. En el terreno social, Nordström colabora con el Grupo de Estudios Espíritistas Allan Kardec, siendo impulsora de la difusión de este movimiento en su país de origen.
De su dedicación y esfuerzo hemos encendido una luz a nuestro pasado y a nuestros orígenes.


>

Hace unos pocos artículos en este blog, incluido en ese magnífico trabajo de Alicante Vivo titulado “Ser Alicantino Duele… ¡¡En el Más Allá!!”, pudimos conocer más en profundidad la figura de Gastón Castelló Bravo, maestro de la pintura, del mosaico… y de Les Fogueres. Y es esta última faceta la que me propongo desarrollar en este artículo, pero no desde el punto de vista técnico, sino desde el ángulo más visual, haciendo válido el manido tópico de “una imagen vale más que mil palabras”, con los datos justos, a modo de pies de foto, para apreciar la valía del que se ganó el mérito y la fama de ser el creador del controvertido “Estilo Alicantino”.

Veamos cronológicamente la totalidad de sus fogueres, así como alguna de sus barracas, dejando un par de anecdóticos bocetos como guinda, echando mano, como no podría ser de otra manera, del magnífico fondo gráfico y documental conservado en el Archivo Municipal de Alicante. Los pies de fotos son literales, conservando el uso característico de la época del valenciano en nuestra ciudad.

1928 “Parada y fonda”
(con José Marced Furió y Juan Such Roca)
Barrio de Benalúa
Primer Premio

1929 “Ofrendes de amor”
(con Francisco Hernández Rodríguez “Paco Hernández”)
Alfonso el Sabio-Navas (actual Alfonso el Sabio)

1929 “El futur Benacantil”
(con Paco Hernández)
San Roque y Villavieja (actual Puente-Villavieja)
Segundo Premio

1930 “Els sinc sentits corporals d’Alacant:
ver, oír, oler, gustar y tocar”
Benito Pérez Galdós
Segundo Premio

1931 “Els enemics del ánima alicantina”
Benito Pérez Galdós
Primer Premio
Premio Peña “Tot i res” de Valencia
Premio de la Asociación de la Prensa
Premio de la Orquesta de Cámara “La Wagneriana”
Premio del Círculo de Bellas Artes de Valencia
Premio del Círculo de Bellas Artes de Murcia
Premio del Club de Regatas
Premio de “Lo Rat Penat” de Valencia
Premio del Ateneo de Alicante
Premio de la Sociedad “Alicante-Deportes”
Premio del Hércules C.F.

1932 “Foguera del Bien y del Mal” o “La Tacita de Plata”
Benito Pérez Galdós
Primer Premio
Premio de Turismo
Premio Honorífico del Casino
Premio de la Sociedad “Alicante-Deportes”

1932 “Cuatre coses de Alacant”
Plaza de la República (Plaza del Ayuntamiento)
Segundo Premio

1933 “El camp i la ciutat”
o “En el camp y en la siutat hay sequía y humitat”
Benito Pérez Galdós
Primer Premio de Categoría A

1933 “El món de les imperfecsións”
Plaza de la República
Segundo Premio de Categoría A

1934 “Ofrenda”
Orán (actual ubicación de Explanada-Puerto-Postiguet)
Segundo Premio de Categoría A

1934 “Historia d’un tros de la província”
o “Historia de un trozo de nuestra provincia”
Plaza de la República
Quinto Premio de Categoría A (Compañía de Tranvías)

1934 “Ganarás el pan con el sudor de tu frente”
Benito Pérez Galdós
Categoría A

1934
Peña “Los Gorilas”

1935 “Estíus antics y moderns”
o “Distracciones veraniegas antiguas y modernas”
Plaza de la República
Primer Premio de Categoría A

1935 “La barca de Caronte”
Benito Pérez Galdós
Categoría A
Premio Compañía de Tranvías
Premio de Turismo

1935
Peña “Los Gorilas”

1936 “Cara i creu” o “Dichas y desdichas campesinas”
Plaza del 14 de Abril (actual Calvo Sotelo)
Primer Premio de Categoría A

1936 “Folklore de la provincia de Alicante”
Plaza de la República
Tercer Premio de Categoría A

1936 “Talía” o “Teatro de marionetas”
Avenida Benito Pérez Galdós
Categoría A
Premio Compañía de Tranvías
Premio de la Diputación Provincial

1936 Boceto
Peña “Los Gorilas”

1941 “Sugerencias” o “El Arte y la Moda”
Alfonso el Sabio Primer
Premio de Primera Categoría

1941 “Poema del Agua”
Mercado
Primera Categoría
Premio Honorífico del Gobernador Civil

1942 “Descuido musical”
Alfonso el Sabio
Segundo Premio de Primera Categoría

1942 “Defectos antiguos”
Plaza del 18 de Julio (Plaza del Ayuntamiento)
Primera Categoría

1943 “¡Ya era hora!”
Benito Pérez Galdós
Primer Premio de Primera Categoría
Premio de la Cámara de Comercio

1943 “No caerá esa breva”
Calvo Sotelo-Séneca
Primera Categoría
Premio Casa Valencia en Madrid

1943
Peña “Los Gorilas”

1944 “Alicante y las Bellas Artes”
o “Alicante sin Academia de Bellas Artes”
Benito Pérez Galdós
Primer Premio de Categoría A

1944 “Canción de Pascua”
Plaza de Ruperto Chapí
Categoría A

1944 “¡Cuidado con nuestro barrio!”
(con Melchor Aracil, Emilio Varela, Miguel Abad,
Manuel Albert, Daniel Bañuls y Adrián Carrillo)
Plaza del Puente
Tercer Premio de Categoría B

1945 “Centro, Oriente y Occidente”
Mercado
Primer Premio de Categoría A

1945 “Un año después”
Benito Pérez Galdós
Categoría A

1946 “Las tres gracias y las tres desgracias”
Benito Pérez Galdós
Categoría Especial

1946 “Lunares regionales” o “Divorcio regional”
(una de sus más célebres “lástimas”)
Mercado
Primera Categoría

1947 “Los siete pecados capitales”
Benito Pérez Galdós
Primera Categoría

1950 Boceto de “Una provincia ejemplar”
Plaza del 18 de Julio
Primera Categoría

1950 “La «Foguera» del bien y del mal”
Benito Pérez Galdós
Categoría Especial

1961 “Los Gorilas vanguardistas”
Peña “Los Gorilas”

1968 “Alicante, Casa de la Primavera”
(autor del boceto que construiría Ramón Marco)
Plaza del 18 de Julio

1979 Boceto de “La Foguera que yo haría”
(no construida, Especial Hogueras de “La Verdad”)

1982 Boceto de “La Hoguera que no quemaría”
(no construida, Especial Fogueres de “La Verdad”)

>

Hoy es día 4 de octubre y por lo tanto San Francisco de Asís, así que en el día de su santo (y el mío), vamos a echar un pequeño vistazo a este barrio tan alicantino y que para muchos de los que no hemos vivido allí, siempre nos ha parecido tan lejano y tan desconocido.

            

De todos es sabido que su alma-mater, su fundador y propulsor, fue el padre Ángel de Carcagente, cuya biografía se ha contado a grandes rasgos en el artículo La olvidada plaza del Padre Ángel y por lo tanto no vamos a profundizar más en ella; únicamente vamos a dar algún dato más sobre el barrio.

Busto en bronce del Padre Ángel que está en el porche de la parroquia.
Sobre unos terrenos comprados a los hermanos Albert Ferrero (sí, los mismos que edificaron un poco más tarde, las viviendas de su nombre, junto al cuartel de Benalúa, en la Avda de Aguilera) por la cantidad de 40.000 pts que según propia confesión “pagué como pude y gracias a la caridad de numerosos alicantinos”, se constituyó el Patronato en 1953, a través del cual consiguió ayudas y subvenciones procedentes del Obispado, Ministerio de la Vivienda, gobernador civil Jesús Aramburu y también con la venta de alguna parcela que otra. Respecto al número de viviendas, hay disparidad en cuanto al número de las construidas. Lo que sí hay que decir es que como promotor de la actuación, le hubiera correspondido de forma legítima, una gran cantidad de dinero como gestor y que nunca quiso, volviéndola a invertir en nuevas construcciones. Los centros escolares propiedad de órdenes religiosas, se hicieron con préstamos a fondo perdido del gobierno. En resumen,: fue una colaboración entre la Iglesia Católica y el Estado. Mención especial por su intervención económica, merece la Caja de Ahorros Provincial de Alicante (hoy integrada en la CAM).

Primeras dos manzanas de viviendas de la barriada.
Bloque con un extremo “un tanto especial”
Vistas de varias calles y aérea en construcción.
C/Victoriano Ximenez de Couder y locales comerciales.
Balcón customizado o tuneado (a elegir).
Casas del barrio en los años 80.
Además de las viviendas, centro escolar y parroquia, también fue el creador de la ahora denominada Unión Musical Ciudad de Asís cuya historia también se ha contado en el artículo La Unión Musical Ciudad de Asís y que actualmente está pasando grandes dificultades (como las otras bandas de la ciudad), por haberle sido denegada la subvención que hasta este año recibían del Ayuntamiento.
Nave principal de la parroquia, altar y San Francisco de la entrada, obra de Adrián Carrillo.
Desde la creación del barrio, estuvo prevista la construcción de la plaza, pero no es hasta el año 1976, cuando se lleva a cabo su inauguración. A lo largo de los años, se le han ido efectuando añadidos y mejoras, pero últimamente su estado era bastante deplorable (como se señalaba en el artículo de Alicante Vivo anteriormente citado) y es ahora con el famoso Plan E, cuando se está llevando a cabo una remodelación casi integral de ella, no faltando mucho para su reinauguración.
Plaza recién acabada, en 1976. Diario Información.
Plaza en los años 80.
Plaza en obras…
Podemos decir sin duda alguna, que sin ser iguales, ni tener nada que ver el uno con el otro, hasta hace unos años (ahora ya es distinto, hay barrios bastante más extremos), la Ciudad de Asís era en cierto modo “hermana” de otro barrio muy distante:  Virgen del Remedio , quizás porque son promociones masivas de viviendas, porque la inmigración forma parte de su grueso de habitantes o incluso porque les une a modo de cordón umblical, la línea de autobuses más frecuente, larga, rápida y que transporta el mayor número de viajeros de todas las alicantinas, la 03 (aunque para algunos siempre será la línea B).
Aunque no es frecuente poner en Alicante Vivo música a los artículos, aquí va mi aportación de una pieza, que se ha puesto de moda recientemente otra vez, al cabo de 38 años, Paco, Paco,Paco:
                
http://www.goear.com/files/external.swf?file=2443188
       

Fuente: 
El sector occidental de la ciudad de Alacant… Juan Piera Manzanaro

>

“LLAMEN CUANDO LLAMEN, A LOS POBRES SIEMPRE HAY QUE ATENDERLES”

Tomando prestado el título de la biografía del Dr. Pedro Herrero escrita por D. Federico Sala, hemos decidido por fin escribir este artículo cuyo retraso involuntario tantas veces habíamos comentado en las reuniones de la asociación. Era una espinita que teníamos clavada. Habíamos hablado de ilustres alicantinos pero nos dejábamos siempre a uno de los más queridos por la sociedad alicantina que aún hoy le sigue recordando, venerando y…. rezando. Ahora lo veremos.

Pedro Herrero Rubio vino al mundo un 29 de abril de 1904 en el número 1 del Pórtico de Ansaldo en el seno de una familia acomodada y de fuertes convicciones cristianas. Pronto marcha a Orihuela donde su padre ha sido designado Secretario del Ayuntamiento terminando el bachiller. Es allí donde conocería con 16 años a la que sería su mujer, Patrocinio Javaloy Lizón, con la que se casó un 29 de abril de 1931 en la Iglesia de Monserrate de Orihuela.

Pedro Herrero y Patrocinio Javaloy

En lo referente a su formación médica, se traslada en 1919 a Madrid donde cursa la carrera de Medicina siendo profesor suyo D. Santiago Ramón y Cajal y en donde daba clase el Dr. Negrín. Pedro Herrero se especializó en Puericultura y Partos (Tocología y Ginecología) y marcharía al extrajero a perfeccionar su especialidad. Ya de vuelta en Alicante consigue la plaza de Médico Puericultor de la Beneficencia y poco después la del Dispensario del Puerto (Madre e Hijo) así como otros cargos en diversas entidades.


                 
Fue un devoto cristiano de misa y comunión diaria. A su formación religiosa familiar se le unió la recibida en los Maristas y en el Colegio Santo Domingo de Orihuela alistandose también en la Congregación Mariana. Fue miembro y presidente de diversas hermandades y cofradías de Semana Santa, de Adoración Nocturna, de Acción Católica y del Tribunal de Menores. Acudía siempre que podía a las fiestas de poblaciones cercanas como a la Procesión del Cristo de la Paz en Sant Joan d’Alacant de donde era natural su abuelo y en donde residía su familia. Luchó además para conseguir que se instalaran las monjas del Cottolengo del Padre Alegre en San Vicente del Raspeig y la fundación de Nazaret.

Volviendo a su vida privada, tenemos que al regreso de su Luna de Miel se producirían los lamentables sucesos del 11 de mayo de 1931 comprobando dos días después, al regresar a Alicante, el lamentable estado de las iglesias incendiadas y colegios saqueados, entre ellos el de los Maristas de la Rambla lo cual afectaría mucho al devoto Pedro Herrero. El 18 de julio de 1936 comienza la Guerra Civil. Aún así no faltó a las misas secretas de la “Catedral de la Rambla” pero tuvo que sufrir el registro de su casa y la detención (junto con Agatángelo Soler, entre otros) por parte de los milicianos que lo trasladan a Valencia. Pedro Herrero cree que le ha llegado el fin y teme un “paseo” o una “saca” en cualquier momento. Ante el clamor popular, el Frente Popular de Alicante le libera poco después conservando todos sus cargos oficiales al regresar a Alicante.

Rápidamente fue conocido por los barrios más deprimidos de la ciudad: las Cuevas del Castillo de San Fernando o el ya desaparecido Barrio de las Provincias no dudando en llevar en su modesto (y bendecido) SEAT 600 al hospital a los niños que lo necesitaran estuviera o no de vacaciones. Su labor en favor de los hijos de los portuarios fue también muy destacada llegando a poner su propio dinero para ayudarles. Curiosamente el puericultor que adoraba a los niños jamás tuvo hijos.

Notificación a su viuda de la concesión del Título de Alicantino Ilustre

En los 70 se le concede por unanimidad la Medalla de Oro de la Provincia de Alicante, la Encomienda de la Orden Civil de Sanidad, la Cruz de Beneficencia de Primera Clase con Distintivo Blanco y póstumamente el título de Alicantino Ilustre otorgado por el Ayuntamiento de Alicante, del que fue concejal. Pedro Herrero se jubilaría en 1974 recibiendo un gran homenaje.

En octubre de 1978 marcha a Barcelona donde es ingresado en el Hospital de San Pablo a causa de un agravamiento de una hernia que deriva en obstrucción intestinal empeorando rapidísimamente. Tras dos semanas de enfermedad, fallece el día 5 de noviembre, pero a causa de una embolia pulmonar que no puede soportar su debilitado cuerpo. Tras su funeral en San Nicolás, y nada más terminar la misa, el Obispo Pablo Barrachina da la gran noticia y anuncia que da por abierto el proceso de beatificación por su propia voluntad, el cual aún prosigue. Su tumba a día de hoy es una de las más visitadas del Cementerio Municipal de Alicante.

Su tumba, en la calle de Nª Sª de los Ángeles, manzana D del Cementerio Municipal de Alicante

El 14 de Julio su viuda inauguraría su monumento obra de la escultora Mercedes Durán realizado a iniciativa de la Junta de Obras del Puerto. Consta de un monolito coronado por su busto y que tiene en su base la figura de tres niños. Este relieve ha sido recientemente robado, aunque nos han confirmado que se está trabajando desde la Concejalía de Cultura para reponerlo. Tras el derribo de su antiguo consultorio y reforma de la fachada marítima, su monumento sería restaurado y recolocado en el solar que ocupaba dicho edificio.

Entrada a su calle situada entre San Blas y Benalúa

El Doctor Pedro Herrero Rubio tiene en Alicante un monumento, un colegio, una calle y un parque con su nombre. Tiene además calle dedicada en Sant Joan d’Alacant. En 1990 el sacerdote D. Federico Sala Seva escribió su biografía, cuya tercera edición puede adquirirse por 10 euros en la Concatedral de San Nicolás.

PINCHA AQUÍ PARA ACCEDER A LA CAUSADE SU CANONIZACIÓN Y AL NÚMERO DE CUENTAPARA REALIZAR DONATIVOS

Fuentes consultadas:
– “Pedro Herrero, médico ejemplar”. Sala Seva, Federico 1990.
1ª Ed. Edita: CAPA y varios.
– INFORMACION y LA VERDAD DE ALICANTE 17 de julio de 1983
– Folletos Pro-Beatificación del Siervo de Dios D. Pedro Herrero Rubio (7, 64 y 100)

>

                        

Mañana domingo, día 9 de agosto, se cumplirán 155 años de aquella terrible epidemia de Cólera Morbo que azotó la provincia de Alicante en el año 1854.

               

Del mismo modo, tan triste acontecimiento está inexorablemente unido a un hombre cuyo valor, caridad y templanza ante la epidemia, nunca debe caer en el olvido: D. Trinitario María González de Quijano, gobernador civil de Alicante. Y aunque sólo estuvo en nuestra ciudad un mes (había nacido en Guetaria, Guipuzcoa), con su muerte se inició una leyenda que unió a muchos pueblos y localidades de la provincia.

                    

El cólera, una enfermedad infectocontagiosa trasmitida a través de la comida y el agua contaminada, causó la muerte a más de 236.774 personas en España, afectando a 18.000 habitantes de nuestra provincia. Muchos alicantinos habían huido a los pueblos y fincas de la periferia, pensando que la enfermedad quedaría atrapada entre las (todavía) existentes murallas de Alicante. Por desgracia, la plaga acabó invadiendo toda la provincia. El balance general aproximado de víctimas tras los 47 días que duró la epidemia fue de 1964 fallecidos.

                   

Tras jurar el cargo el 16 de agosto de 1854, D. Trinitario comenzó una frenética actividad jamás igualada por ningún político en nuestra historia, destinada a sofocar los latigazos del cólera: obligó la apertura de todas las tiendas de comestibles, sancionó con duros castigos  a los especuladores que vendían los artículos de primera necesidad a sobreprecio, denunció ante el Obispo de la diócesis, Félix Herrero Valverde, la huída de la mayoría de los sacerdotes y los obligó a retornar para ayudarle a confortar a los enfermos, compró medicamentos y suministros con su propio dinero para repartir entre los más necesitados, redactó un edicto en el que obligaba a la fabricación de horchata de arroz día y noche para servicio público, mandó despachar recetas gratis de medicamentos, concedió ayudas económicas de tres reales diarios a las familias consideradas pobres de solemnidad, otorgó exención del pago de tributos… Y todo ello mientras visitaba a caballo o diligencia todos los pueblos de la provincia, en los que los habitantes morían a decenas.

                            

Isabel II le concedió el 5 de Septiembre la Gran Cruz, pero él siguió sin inmutarse con su trabajo diez días más, hasta el 14 de septiembre. En ese momento, los médicos le diagnosticaron la infección cuando ya remitían los síntomas entre la población. “Sé que voy a morir, pero muero contento porque voy a ser yo el último de la procesión”. Delirando y entre grandes sufrimientos, Quijano expiró a la una y cuarto de la madrugada del día 15 de septiembre.
                     
Fue enterrado en el panteón de la Iglesia de Santa María, hasta que D. Francisco Morell y Gómez levantó, por suscripción popular, el Panteón que hoy lleva su nombre y que en breve será restaurado por nuestros amigos de la Concejalía de Cultura. Allí fueron trasladados sus restos mortales, en un acto solemne cívico-religioso, el 16 de septiembre de 1857.

                   

En estos días que escuchamos en prensa, radio y televisión, las noticias no menos alarmantes de la posible pandemia de gripe A, y dejando muy claro que ni el Alicante actual ni los medios sanitarios son comparables a los de antaño, la Asociación Cultural Alicante Vivo cree que la figura de D. Trinitario María es el mejor espejo en el que podemos mirarnos; él demostró que con tesón y altruismo se pueden afrontar las más duras adversidades de la vida.

              

Recordemos pues las fechas de tan sentidos acontecimientos: 9 de agosto y 15 de septiembre de 1854. Los días en que la vida y la muerte lucharon entre sí en nuestra tierra.

           

Nuestra memoria es el mejor agradecimiento que podemos hacer a los héroes, miles de ellos anónimos, que han forjado la historia reciente de Alicante.

 
Descansen en Paz

ASOCIACIÓN CULTURAL ALICANTE VIVO

>

            

En Alicante, por desgracia y como sucede en muchas ocasiones, sólo conocemos al  gran astrónomo Comas y Solá por una calle sita en el barrio de La Florida; más concretamente, la  arteria que comunica Fernando Madroñal con la Plaza de (Prudencio) la Viña.
                
Sin embargo, D. José Comas y Solá  (Barcelona, 19 de diciembre de 1868 – 2 de diciembre de 1937) fue uno de los ilustres españoles más importantes de su tiempo.
                 
Con 15 años ya demostró sus dotes para la astronomía, al estudiar un meteorito que cayó cerca de Tarragona, publicando el resultado en la revista “Astronomie”. También realizó algunos trabajos de un eclipse lunar y del enjambre meteórico de las Andromédides en noviembre de 1885. Un año después, en 1886, comienza los estudios de Física y Matemáticas en la Universidad de Barcelona, hasta obtener la licenciatura.
           

 
  
                             

Observó Marte y trazó un mapa de este planeta, que presentó a la Real Academia de Ciencias y Artes de su ciudad natal. Luego, estudió Júpiter, Saturno y el Sol, mientras se oponía rotundamente a la corriente liderada por el astrónomo norteamericano Percival Lowell que proponía la existencia de canales que atravesaban la superficie del planeta rojo.
                
La Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona le encargó el 28 de mayo de 1900 la organización de una misión en Elche para estudiar el eclipse de Sol, al considerarlo el impulsor de la fotografía y el cine aplicadas a la Astronomía. Comas y Solá se sirvió de un cinematógrafo Gaumont y adaptándole el prisma del espectrógrafo, registró en cine, por primera vez al mundo, el espectro de la cromosfera solar.
                     
Numerar todos sus trabajos nos llevaría horas, pero podríamos destacar los siguientes: determinó el diámetro de Mercurio observando su tránsito por delante del Sol de 1907 y 1909;  demostró en 1908 la existencia de atmósfera en el satélite Titán; observó y fotografió con regularidad el retorno del cometa Halley  en el año 1910, estudiando su actividad, cambios de su estructura de las colas y erupciones gaseosas; descubrió once asteroides; decubrió en 1925 el cometa denominado Schain-Comas Solá de órbita hiperbólica y el 4 de noviembre de 1926  un cometa periódico que se acerca a la Tierra cada 8,83 años; preparó un atlas de 43 fotografías de campo amplio titulado Atlas Fotográfico de la Zona Eclíptica, considerado el primer atlas fotográfico de esta zona del cielo; practicó la fotografía estereoscópica desarrollando técnicas que le permitieran obtener astrometría; etc…

            
Fue director del Observatorio Fabra desde su creación en el año 1904. Fundó en 1911 la Sociedad Astronómica de España, de la que fue nombrado presidente, cargo que ocupó hasta su fallecimiento.
               
Muchísimas de sus observaciones fueron efectuadas desde su propio observatorio de “Villa Urania”. Al morir el 2 de diciembre de 1937 a causa de una bronconeumonía, legó su casa, “Villa Urania”, y terrenos y sus valiosos aparatos astronómicos a la ciudad de Barcelona.
                           
Por su popularidad, su entierro fue un de los más multitudinarios vistos nunca en Barcelona.

 
 

                            

En memoria de su aportación a la Astronomía, el selenógrafo inglés H. P. Wilkins dio su nombre a un cráter de 65 km de diámetro que se encuentra situado al sur de la Cordillera Montes y al oeste del cráter Lagrange,  al sudoeste de la cara visible de la Luna.
                   
En 1973 la Unión Astronómica Internacional (IAU), organismo responsable entre otras cosas de dar los nombres a oficiales a astros y a sus detalles geográficos, reformó el nomenclátor de la Luna perdiendo Comas Solà su cráter para ganar uno en Marte. El cráter Comas Solà de Marte es un cráter de 132 km de diámetro, situado a 15º S y 165º W.
     
Seguro que nuestro compañero Miguel Ángel Pérez Oca puede decirnos más cosas de este ilustre contemporáneo.
       

Fuente:

Wikipedia

>

Francisco Mora Carbonell nace en Alcoy en 1898 y muere en la misma ciudad el 16 de Diciembre de 1977. Su vida trancurre entre el origen y el desarrollo técnico de su gran pasión y su legado más conocido: la fotografía.

Mora Carbonell se aprovecha de la comodidad burguesa alcoyana para acceder al todavía incipiente mundo de la fotografía. Su enorme sensibilidad con la cámara le convierte en uno de los especialistas más reconocidos en la materia.

Aunque inicia estudios de dibujo y pintura, su vida da un giro radical cuando conoce la fotografía. Sus primeras cámaras son de placa de vidrio, máquinas que con el tiempo substituye por otras más modernas: la Pentax Spotmatic y, sobre todo, la Rolleinflex 6×6.

Sus fotografías “combinan siempre una fuerte energía expresiva con un tratamiento sobrio y endulzado”. Su imagen es casi irreal y ficticia, del escenario fotografiado. Mora Carbonell exprime las posibilidades estéticas de aquello que su cámara capta.
El curriculum de D. Francisco está plagado de premios: es el primer fotógrafo español admitido en el Certamen Internacional de Londres; en 1930 obtiene su primera distinción en la Exposición Internacional de Amberes; en 1933 es condecorado con la Medalla de Plata de la Exposición Internacional de Lucerna, en Suiza; en 1957, la Federation Internationale de L´Art Photographique le concede el título de “Artista”; y en 1930 realiza una exposición individual en Valencia. Tras su muerte, dos de sus fotografías forman parte de la exposicción “Arte del Siglo XX en Alicante”, celebrada en 2002.

Sin embargo, si por algo es conocido, es por sus fotografías de Guadalest. Allí viaja por primera vez durante la Guerra Civil. Entra en contacto con la comunidad rural de la montaña alicantina, de la que descubre infinidad de posibilidades escénicas. Una vez concluída la contienda, perdura su relación con Guadalest una década, más concretamente, la de 1940.

En las fotografías de Mora Carbonell vemos la captación de un paisaje, de un grupo humano y de una forma de vida que hoy llamamos “tradicional”. Su pasión por lo cotidiano se plasma con una naturalidad asombrosa. Valiosa imagen para el recuerdo que siempre nos hace caer en la más pura melancolía.

Si nuestros lectores pensaban que habían visto todo de Guadalest, Alicante Vivo les mostrará a partir de mañana un universo diferente; casi paralelo. Las relaciones de poder, de familia, de género, de amistad, de los afectos, de la propiedad de la tierra, de los escasos medios de vida, del profundo sentimiento religioso y, sobre todo, del dolor de la postguerra. Un Guadalest totalmente alejado de la visión turística y excesiva a la que estamos acostumbrados

Desde hoy, cuando veamos o hablemos de Guadalest, lo haremos con otros ojos.


Fuente:
“Castell de Guadalest visto por Mora Carbonell”
ED. Tívoli

L´Ull del Temps

>

Buscando por el álbum de fotografías de mi abuelo ha aparecido esta conocida foto de Sánchez de artistas alicantinos de los años 40. Ha salido publicada varias veces en prensa y en llibrets y libros de Hogueras (Un lugar en el fuego, pag. 111 o Memoria Gráfica… pag. 516). En ella aparece mi abuelo, que siempre es citado como A. Campello, cuando su nombre completo era Alfredo Campello Carbonell. Sale siempre esta foto relacionada con el mundo de les Fogueres de Sant Joan pero curiosamente mi abuelo la guardó con otro significado que luego veremos.

Vemos de izquierda a derecha:

ARRIBA: José Pérezgil, Manuel González Santana, Eduardo Fuentes, Jaime Giner, Francisco Pérez Pizarro, Alfredo Campello Carbonell, José Alavés y Melchor Aracil

DELANTE: José Navarro (Jota Ene) y Adrián Carrillo

En el reverso de la foto mi abuelo escribió:

“Fundadores de la Escuela de Bellas Artes de Alicante: Agustín Pantoja, Jaime Giner, Adrián Carrillo, José Navarro y Alfredo Campello”

Poco sé de la vinculación de mi abuelo a dicha escuela, pero si se cita como fundador seguro que es porque en realidad lo fue. Si alguien tiene más datos al respecto le agradecería que nos lo comunicara.

Si al menos consigo que se le cite con su nombre completo en próximas publicaciones pues me doy por satisfecho.

>

 
                    

El viernes día 12 de junio, José Arqués Llorens “Tolo” hubiera celebrado su ochenta y dos cumpleaños. Como bien sabéis, hablamos en Alicante Vivo de él gracias a la ayuda de su hija (y gran amiga nuestra) Maria José Arqués Cano.

Se acercan las Hogueras, esa fiesta que él tanto amaba.
Es el mejor momento para leer un bonito relato basado en la festa de la terreta y escrito por el humorista alicantino que fue publicado en el llibret de la Hoguera del Mercado Central, en 1973. Lleva por título “El perro del barquillero”.

 
        

Esperamos que os guste.

TOLO HUMORISTA

>



D. José Abad Gosálbez nace en Alicante en 1915. Durante la República fue secretario de la Federación de Estudiantes Católicos y colaboró en la represión de la Revolución de Octubre en 1934. Al iniciarse la Guerra Civil consigue huir a Italia desde donde pasa al bando franquista. Participa en diversas batallas y es herido varias veces en el frente lo que le reportó varias condecoraciones. Entre ellas, y con posterioridad, la Gran Cruz del Mérito Aeronáutico en 1969.

Participó en el traslado a hombros de José Antonio Primo de Rivera desde Alicante hasta el Escorial por etapas. Además de comerciante, abogado y Procurado en Cortes, fue secretario y subjefe del Movimiento en la provincia de Alicante, diputado provincial, concejal, teniente de Alcalde y Alcalde de la ciudad durante 4 años exactos (1966- 1970), en sustitución de Fernando Flores.
                               
Se crea el germen de la actual Universidad de Alicante, se produce el hermanamiento con Niza, se inaugura la Plaza de Galicia y se aprueba la construcción del Apartotel Melià. Además rescató el Palmeral para la ciudad, reurbanizó el Paseo de Gómiz y compró los últimos terrenos privados no edificados de la isla de Tabarca, entre otras cosas. Cesó a petición propia, al menos así consta, siendo sustituido por D. Ramón Malluguiza.

Durante su mandato se produjeron grandes mejoras en la pedanía de la Santa Faz. Entre ellas hay que destacar la reparación de la fachada del Monasterio, así como reformas interiores tanto en pavimentos como en mobiliario. Dentro de las mejoras en la pedanía, se pintaron las fachadas y se ajardinaron varias zonas. Se colocó además la fuente en la Plaza de Luis Foglietti y se inauguraron las escuelas en la Plaza de San Diego. A todas estas mejoras contribuyó la urbanización de la parte santjoanera de la pedanía llevada a cabo por el alcalde de ese pueblo D. Juan Gosálbez Casar.

Por todo esto, y a petición del alcalde pedáneo de Santa Faz D. José Antonio Espín Ródenas, el Ayuntamiento de Alicante le dedicó una calle, concretamente la que hace de linde con el término municipal de Sant Joan conocida antiguamente como Prolongación de Barranquet. Fue inaugurada el 15 de junio de 1975.


Fuentes:
Artículo de José Giner Aracil en llibret de fiestas de Santa Faz, 1975

– Alfredo Campello Quereda, Callejero Biográfico de Sant Joan d’Alacant. Edita Ayto. de St. Joan, 2008 (anexo pedanía de Santa Faz)