>
                   

Esta mañana (8 de Enero de 2010), las montañas del interior de Alicante han vuelto a amanecer cubiertas de una capa de nieve, con un ambiente frío y nuboso que ha ido dando paso, poco a poco, al Sol y al cielo azul.

                

Las máquinas quitanieves han trabajado en la noche. Ahora vuelven a sus bases.
                   

                    

He estado un rato por La Carrasqueta y la pequeña población de La Sarga, con temperaturas, pasado el mediodía, de -2ºC y un viento que hacía difícil quitarse los guantes para manipular mejor la cámara.

                        

Los olivos se doblan con el peso de la nieves.
                   
Habrá que esperar a otro día para usar el tractor.
                 

Y esta escalera, lo mismo.
                 

Un bando de aves en busca de qué alimentarse en la nevada.
               

                    

Aquí tenéis unas cuantas fotos. Espero que os gusten.

Así nos encontramos un coche en La Sarga. Al mío (el que está “descongelado”) acudió un grupo de gatos que acudieron al calorcillo del motor.
           
Llegando al Purto de La Carrasqueta aún encontramos más nieve.

Los hojas del Enebro dan un mínimo de colora al uniforme manto blanco.

Las Coscojas asoman sus hojas bajo la nieve.

¿Qué significarán estas señales? ¿Nieve y hielo?

Otra imagen del paisaje blanco.

>

El atípico ejercicio foguerer del ‘43

En el año 2008 se dio la curiosa circunstancia de que la semana grande de las Fallas de Valencia coincidió en buena parte con la Semana Santa. Muchos meses atrás se especulaba casi a diario en medios de comunicación y en a pie de calle con el cómo se combinarían tales eventos, y si uno prevalecería ante el otro. Era lógico pensar que si había que mover fechas, éstas serían las de Las Fallas, pues la Semana Santa es la Semana Santa, pero por otro lado estamos hablando de las Fiestas Oficiales de la Ciudad de Valencia, referencia además en muchos otros municipios, no sólo de Valencia y de la Comunidad Valenciana, sino también de multitud de lugares a lo largo y ancho del mundo. Y San José es San José.

Este hecho ya ocurriría en 1913, pero se solucionó fácilmente porque el programa de festejos de Las Fallas no era ni por asomo el que es ahora. Y la solución era casi un siglo después era igualmente evidente, había que volver a hacer convivir ambos festejos, y pese al clamor que levantó en el colectivo religioso y la ambigüedad a que quedaron sometidos los festeros adscritos a ambas celebraciones, todo se saldó con un buen número de columnas en la prensa de todos los colores y tendencias, un buen número de procesiones desviadas de sus itinerarios tradicionales, variaciones en algunos horarios, algún que otro cambio de ubicación de casales falleros, un sinnúmero de viales cortados no habituales, y unas bandas de música que tenían que multiplicarse para atender pasacalles, desfiles y procesiones.

Así que las calles de Valencia quedaron convertidas en un improvisado plató de rodaje de “Misión Imposible 2”, película en la que la escasa y despreocupada información previa por parte del equipo de rodaje, hizo que Tom Cruise se viera inmerso en una ciudad de Sevilla en plena Semana Santa, que por momentos se mezclaba con aderezos de falleras, fallas de atrezzo y fuego de bote, en una mezcla imbebile.

Cartel Oficial de Fogueres 1943
(no se conserva ningún ejemplar original)

Pero claro, ni 1913 ni 2008 son fechas que admitan comparación a que una circunstancia similar se diera en Alicante, en plena postguerra y dictadura franquista, concretamente en 1943, cuando coincidieron en 24 de junio las festividades del Corpus Christi y de San Juan. No hay que pensar mucho para deducir quién se llevó el gato al agua.

Foguera Plaza del 18 de Julio 1943

Así pues, y siguiendo las páginas de un atípico programa festero, vamos a desgranar qué fue de este caprichoso ejercicio foguerer, no exento de otras anécdotas al margen de las propiamente sujetas al calendario.

Portada de la Revista “El Fogueter” 1943

Para empezar, nos encontramos con un Cartel Oficial, de cuya existencia sabemos gracias a que quedó plasmado en las páginas de la prensa de la época, porque hoy por hoy no se conserva ningún ejemplar del mismo, careciendo de él incluso el Archivo Municipal de Alicante en su magnífica colección de carteles festeros. Erróneamente se ha tratado al que obtuvo el segundo premio como oficial, cuando éste sólo se utilizó como portada de la Revista Oficial y del programa de mano. Llaman poderosamente la atención las fechas de Fogueres 1943: del 23 al 30 de junio, y cómo no, en perfecto castellano, Hogueras de San Juan.

Segundo premio de carteles de Fogueres 1943
(portada de la Revista Oficial y del programa de mano)

Entre estas líneas queda reproducido, obviamente en blanco y negro, el cartel ganador titulado “Resplandor”, obra de Manuel Moreno Pezzi, así como el segundo premio, “Tradición” de Jota Ene (José Navarro). Igualmente vemos reproducido íntegramente el Programa Oficial de Fiestas.

Así, el día 23 se inauguraba la Exposición del Ninot, el 26 quedarían oficialmente plantados, según los expedientes que se conservan en el Archivo Municipal, 21 monumentos de fogueres y cerca de una veintena de barraques; el 27 desfilaba la Entrada de Bandas, el 28 fue la Ofrenda de Flores; pero sin duda la anécdota más significativa sería el hecho de que la Cremà se viera retrasada al día 29, festividad de San Pedro y San Pablo, contraviniéndose así el propio nombre de Las Fiestas.

Programa Oficial de Les Fogueres de Sant Joan 1943

Fueron los distritos, monumentos y artistas premiados por el Jurado los siguientes:

  • Primer Premio de Primera Categoría y Premio de la Cámara de Comercio, Benito Pérez Galdós con “¡Ya era hora!” de Gastón Castelló Bravo.
  • Segundo Premio de Primera Categoría, Santa Isabel con “La moderna cenicienta” de Ramón Marco Marco.
  • Tercer Premio de Primera Categoría, Avenida Méndez Núñez con “En todos los tiempos…” de Agustín Pantoja Mingot y Manuel Baeza Sánchez.

Foguera Benito Pérez Galdós 1943

Foguera Santa Isabel 1943

Foguera Avenida Méndez Núñez 1943

  • Primer Premio de Segunda Categoría, General Primo de Rivera-Camarada Maciá con “Soñar no cuesta nada” de Manuel Albert González.
  • Segundo Premio de Segunda Categoría, Paseo de Campoamor con “Campanes al vol” de Domingo Tafalla Navarro.
  • Tercer Premio de Segunda Categoría, Barrio de San Fernando con “¡Qué malitos están!” de Agustín Pantoja y Manuel Baeza.
Foguera General Primo de Rivera-Camarada Maciá 1943

Foguera Paseo de Campoamor 1943

Foguera Barrio de San Fernando 1943

La Casa de Valencia en Madrid premiaría al distrito Calvo Sotelo-Séneca, cuyo monumento “No caerá esa breva” era obra de Gastón Castelló.

Foguera Calvo Sotelo-Séneca 1943

Y por último, la Compañía de Tranvías premiaría en Primera Categoría a Plaza de Chapí (“El fuego todo lo purifica” de Ramón Marco), Plaza de Hernán Cortés (“Corazón inmortal” de José Martínez Mataix) y Mercat (“Vicio y virtud” de Manuel Capella Guillén); y en Segunda Categoría a Florida (“Astros modernos” de José Bustelo) y San Antón Alto (“Lo que vería un turista” de Agustín Pantoja y Manuel Baeza).

Foguera Plaza de Chapí 1943

Foguera del Mercat 1943

También plantarían los distritos: Calle San Vicente y Díaz Moréu, Benalúa, Los Ángeles, Plaza de Gabriel Miró, Alfonso el Sabio, Plaza del 18 de Julio, San Blas, Carmen y San Agustín, y Calderón de la Barca.

Foguera Plaza de Gabriel Miró 1943

Foguera Calle San Vicente y Díaz Moréu 1943

A título de curiosidad, estas son las denominaciones de las barracas constituidas, y sus distritos correspondientes: “Mar de fondo” (probablemente racó de Calvo Sotelo-Séneca), Peña “Los siete enanitos” (Alfonso el Sabio), Peña “Los Potros” (Calderón de la Barca), Peña “Aixina som nosatros” (probable racó de Paseo de Campoamor), Peña “El Tró” (Alfonso el Sabio), “Así no hian penes” (San Antón Alto), “Tres díes, plantá y cremá” (Santa Isabel), “Tot per Alacant” (Benito Pérez Galdós), Peña “Els Chinchols” (Barrio de San Fernando), Peña “Los Gorilas” (Plaza de Chapí), “Pots o no pots?” (seguramente fue racó de Benalúa), “Ca ú es ca ú” (al parecer racó de Santa Isabel), propaganda de “Calber” (posible racó de Avenida Méndez Núñez), propaganda de “Navarro y Cía, S.L.” (Avenida Méndez Núñez), “D’aquí a la gloria un pas” (seguramente racó de General Primo de Rivera-Camarada Maciá), “Poquets y bons” (Mercat), y la infantil “El’s 15 amiguechs (General Primo de Rivera-Camarada Maciá).

Barraca “Peña Los Gorilas” 1943

Era Alcalde de Alicante D. Román Bono Marín, Presidente de la Comisión Gestora D. Ramón Guilabert Davó, y resultó elegida Belleza del Fuego la Srta. Finita Cremades Torá (Plaza de Chapí).

Documentación gráfica:
– Archivo Municipal de Alicante.
– Colección privada del autor.

>

El debate también se ha iniciado en Macho Hércules, uno de los foros más importantes de nuestra ciudad sobre el Hércules C.F. Podéis seguirlo en ESTE enlace. ¡Gracias, amigos!

Noticia publicada en la edición impresa del Diario Información

 

           

La Asociación Cultural Alicante Vivo, un colectivo sin ánimo de lucro, hipotecas políticas y completamente desinteresado, no hace más que leer en diversos foros y medios de comunicación digital, constantes insultos  en los que nos tachan de “quejicas”, “chupopteros al servicio del oro de Moscú”, “sindicateros republicanos” o “pelotas babosos de la Alcaldesa Castedo”. Argumentan que sólo sabemos criticar negativamente todo lo que se lleva a cabo en esta ciudad y que somos los culpables de que Alicante no avance hasta convertirse en una ciudad  “guapa, guapa, guapa”.
 
Aceptando como inevitables todos los insultos que nos acostumbran a decir, y sabedores que no podemos  ni pretendemos caer simpáticos a todo el mundo, en ocasiones bajamos la cabeza al son de “pues vale, pues bien, de acuerdo… elegimos “pulpo” como animal de compañía”. Sin embargo, Alicante Vivo se creó con un único fin: divulgar y proteger el patrimonio cultural de Alicante a toda costa, aunque para ello debamos ser “criticones constructivos” hasta la saciedad. Y si en ese trayecto resultamos desagradables o incómodos para Psoe´s, PP´s, Alicantinos sensibleros, Pandy´s celosas o Ardillitas irritables, pues mejor que mejor. Será la única señal de que vamos por el buen camino…; o, al menos, que vamos por nuestro propio y particular camino.
           

Unos días después de criticar en el Diario Información el mal funcionamiento de las fuentes/surtidores instaladas en la nueva Plaza del Ayuntamiento y la pésima utilización de una escultura de Arcadi Blasco en Elx, en la que una empresa local usaba para apoyar los escombros y vallas de una obra cercana, nos encontramos con estas imágenes tomadas por Álvaro García en el Parque Ruiz de Alda de Alicante.

               

Sí, en efecto. Se trata del recientemente restaurado monumento al Dr. Rico, cuyos muros y escaleras lindantes habían sido adecuadamente limpiados y adecentados para darle un cierto empaque a la obra de Bañuls.  Por si alguna de las personas que tanto nos critican no lo saben, los trabajos llevados a cabo en ese lugar han sido dirigidos por el personal de la Concejalía de Cultura, dependientes del Ayuntamiento de Alicante, bajo la supervisión económica de todos los alicantinos. En otras palabras…. ¡¡lo hemos pagado todos y cada uno de nosotros,  incluidos los salvajes que lo acaban de estropear, con nuestros impuestos!!
        
Ahora, nada más comenzar el año 2010, volvemos a ver las huellas de los salvajes del spray. Y no de unos vándalos anónimos, sino de aquellos que pretenden deshonrar Alicante a golpe de pintadas y usando el nombre de una gran entidad deportiva cuyo nombre no se merecen ni pronunciar.
  
Así es. Algún artista bajo el nombre de “ULTRAS HCF” ha pintarrajeado el entorno de la escultura a unos de los pocos héroes de nuestra historia. Un entorno que no ha durado limpio ni siquiera dos meses.

Por supuesto, pese a quien pese, hemos puesto en conocimiento de estos hechos al personal del Ayuntamiento de Alicante, Concejalías de Cultura y Atención Urbana, Medios de Comunicación y Hércules CF. Esperamos que todos ellos hagan públicos sus mensajes de rechazo ante estos acontecimientos.
Como ya hemos expresado en más de una ocasión, si queremos que nuestros dirigentes cumplan con sus obligaciones, nosotros debemos ser consecuentes y cumplir con las nuestras. Hasta el momento, tanto en el tema del Tossal como en el de las esculturas de Jardín que adornan nuestros parques, nuestros dirigentes han cumplido con creces y sólo nosotros, los ciudadanos que tanto nos quejamos de ellos, hemos roto nuestro pacto. Parece que el “memfotismo” alicantino está tan arraigado en nuestra forma de ser que no vamos a cambiarlo nunca.

A los que han hecho estas pintadas, desearíamos decirle que nuestros abuelos ya nos llevaban en su 600 al Campo de la Viña para ver al Hércules; y aunque algunos de nosotros no somos muy aficionados al futbol, siempre hemos pensado que el espectáculo del balompié debe ser algo que procure un sano entretenimiento y un acercamiento entre aquellos que siguen los colores de un club. Sin embargo, nunca debe ser la válvula de escape de la agresividad y las frustraciones de nadie que, por lo demás, suelen acabar como el rosario de la aurora.
Ah…. y se nos olvidaba: si piensan seguir  ensuciando las paredes de esta “su” ciudad, por lo menos  deberían mejorar su caligrafía.

>

>

Chiste de Enrique sobre la “Plaza Encharcada”

        

Noticia tal y como aparece en la edición impresa del Diario Información (5-01-10)

               

Noticia, tal y como aparece en la edición digital del Diario Información

          

Años de no poder cruzar la plaza por que los coches oficiales lo impedían. Años esperando que la peatonalizaran y poder disfrutar de un espacio público y ahora que la remodelan, van y, como siempre pasa en esta ciudad, la vuelven a cagar.

              

           

No sé de quien habrá sido la brillante idea de incrustar unos chorros de agua en el pavimento (con su correspondiente y costosa infraestructura) pero a la vista está que el resultado deja mucho que desear. He aquí el centro de la plaza completamente inundado de agua e intransitable para las personas. Un buen montón de metros cuadrados encharcados, resbaladizos y además sucios.

      

            
En fín, que este ayuntamiento no escarmienta y si nó, al tiempo.
        
Dentro de unos años se cegarán con baldosas las fuentes y se habrá perdido un tiempo y un dinero preciosos que los alicantinos no nos podemos permitir.

>

Noticia tal y como aparece en la edición impresa del Diario Información, para su edición de Elx (05-01-10)

Noticia tal y como aparece en la edición digital del Diario Información

                            

Imagen anterior de la rotonda y el Monumento de Arcadi Blasco (Cedida por Elkiko©)

     

       
Nuestro amigo Carlos Moreno nos ha enviado unas fotografias en las que vemos el lamentable estado en el que se encuentra otra de las esculturas del gran Arcadi Blasco; en esta ocasión, en la ciudad de Elche. Si en Alicante Vivo pensábamos que el pésimo estado del Monumento al Pescador de El Campello era un casi aislado… estábamos equivocados.

Según sus propias palabras, “en estas cinco fotografías se pueden ver a los responsables de tal barbaridad: la empresa Rover-Alcisa y, por supuesto, aquel que desde el Ayuntamiento dió la licencia o permitió tener estos escombros en ese lugar. Los restos metálicos de esta empresa estan rayando la cerámica de la obra,como se puede ver en las imágenes”.

Las preguntas que surgen ahora nos las hacemos todos. “¿Se va a analizar los daños que se han producido en la escultura?¿Quién los va a reparar?¿Cuál va a ser la responsabilidad que se va a exigir? Desde luego, sería muy triste que hiciéramos al igual que los monos: nadie ve, nadie oye, y nadie dice nada”.

¿Es posible que nadie en el Ayuntamiento de Elche vigile las obras legales o ilegales? ¿Es posible que nadie haya visto nada? ¿Nadie más lo piensa denunciar, incluída la prensa? Si cualquiera de las respuestas fuera un NO, nos resultaría muy triste tratándose de una obra escultórica de Arcadi Blasco.
          

         
Carlos, por su parte, denunció hace unos días estos hechos, ante el Ayuntamiento y por internet. Su respuesta fue: “Enviámos un técnico”. Del mismo modo, envió al Sr. Alcalde bastantes fotografias,pero los restos de las obras, increiblemente, continuan en el mismo lugar, ofreciendo esta horrible imagen a la ciudad.

En Alicante Vivo podemos comprender en cierto modo los trámites burocráticos y oficiales que conllevan cualquier actuación municipal; pero no creemos que sea tan dificil pasar un minuto por allí, ordenar y mandar al personal de turno quitar la basura y limpiar la Dama de Elche, para que los visitantespuedan admirarla.

“¿Y Elche quiere traer, más o menos definitivamente, la Dama que está en Madrid?”, se pregunta Carlos. “¿Para qué? ¿Para darle el mismo trato que a esto?”

            
   

CARLOS MORENO y ALICANTE VIVO

Hoy, día 6 de enero de 2010, el Diario Información publica en su edición de Elx que los escombros han sido totalmente retirados de la escultura de Arcadi Blasco. ¡¡Enhorabuena a todos, en especial a Carlos y al Diario Información por su ayuda!!

>

Artículo de Víctor Manuel GALÁN TENDERO.

Jerónimo Zurita
        
El belicoso siglo XIV.
La guerra modeló Alicante, en especial durante la Baja Edad Media. Tras su incorporación al reino de Valencia, la tirantez con la Murcia castellana degeneró en conflictos abiertos. Las fuerzas granadinas y de los benimerines norteafricanos acecharon a sus puertas, atizando a veces la rebelión de los mudéjares. Se disputaba el dominio del Mediterráneo Occidental, y los genoveses no dudaron en aliarse con todo enemigo de la Corona de Aragón, cristiano o musulmán. Nuestra tierra figuraba entre las zonas más beligerantes del Oeste de Europa junto a la frontera angloescocesa, Flandes y Aquitania. No en vano aquí se ensayaron de forma madrugadora primitivas piezas de artillería.

            

 Una noticia aislada.
El ponderado cronista de la Corona de Aragón Jerónimo de Zurita (cuyos “Anales” aparecieron entre 1562 y 1579) apuntó que en las incursiones granadinas contra nuestras tierras comandadas por Ridwan se emplearon instrumentos que lanzaban bolas de fuego, sin concretar gran cosa acerca de su exacta configuración y preciso uso táctico. El valenciano Escolano (1611) aceptó la noticia en un capítulo muy marcado por las inexactitudes cronológicas y la intencionalidad polémica. También lo hizo el orcelitano Bellot (1622) en sus bien informados “Anales”, al igual que el alicantino Bendicho (1640) en su compendiosa “Crónica”. Maltés y López (1752) en cambio no la refirieron. Entre los historiadores actuales María Teresa Ferrer tampoco la aborda en su documentado estudio de la frontera valenciana con el Islam en el XIV, pero el italiano Cipolla la da por válida en su obra sobre la artillería del Renacimiento.
         
A nuestro juicio tales aseveraciones no se diluyen en fantasmagorias barrocas por la importancia del hecho de armas en cuestión y por los precedentes técnicos. Vayamos por partes.

            

Más que meras incursiones.
Las incursiones de saqueo pautaron el ritmo de la frontera entre cristianos y musulmanes, a veces sin respetar las treguas más generales entre monarcas. Gentes de los dos lados abrazaron variablemente la condición de almogávar o de combatiente irregular. Al atractivo de la aventura se añadía el del botín de todo género. La atmósfera de violencia era más que notable. El sultán granadino Yusuf I prohibió a sus campeadores asesinar menores, mujeres, ancianos, inválidos y ermitaños desarmados. Ordenó cobrar la quinta parte de los botines logrados, adoptando el sistema de compensaciones y gratificaciones de las milicias municipales cristianas. La almogavería permitía escalar posiciones sociales a los peones más decididos y afortunados de no pocas localidades.

           

Sin embargo, el saqueo de Guardamar en octubre de 1331 y el ataque contra Elche en abril de 1332 sobrepasaron con mucho por sus protagonistas y objetivos las lindes de un simple golpe fronterizo a manos de un grupo reducido.
         
Alfonso IV

                      

Malogrados proyectos de cruzada.
En las vistas de Tarazona (6 de febrero de 1329) Alfonso IV de Aragón y su cuñado Alfonso XI de Castilla acordaron combatir coaligados contra Granada y el imperio benimerín. No se permitirían las treguas particulares con los musulmanes de los concejos de la frontera de Castilla, y se franquearía el libre tránsito de las tropas aragonesas por tierras castellanas hacia el frente granadino. Se postuló el mes de abril para la invasión, pero pronto surgieron los obstáculos. Temerosos de la ocupación de 1296-1304, los municipios murcianos no toleraron el paso de los aragoneses. Además, el adelantado del reino de Murcia don Pedro López de Ayala pactó con los granadinos so pretexto de la concentración de mil jinetes en Baza. Pese a todo huestes valencianas incursionaron las tierras de Almería en 1330.

           

El 19 de febrero de 1331, tras la toma de Teba, Castilla se separó unilateralmente de la alianza por cuatro años, y Alfonso IV se negó a sumarse a una tregua negociada por intereses ajenos. La Granada nazarí podía pasar factura a la Corona de Aragón, militarmente combativa, señora de mudéjares y expansiva comercialmente.

           

La comandancia de Ridwan.
Abu-l-Nuaym Ridwan ibn Abd Allah Venegas era un liberto originario de la cristiana La Calzada, según Gonzalo Argote de Molina, que abrazó la fe islámica, alcanzando el rango de “hayib” o primer ministro de Muhammad IV. Rigió en su nombre las tropas andalusíes, uno de los pilares militares del sultanato junto a los mercenarios norteafricanos de los pueblos zenetes, capitaneados por el “saij al-guzat” (habitualmente un príncipe benimerín díscolo a la voluntad de la corte nazarí y de Fez). Ridwan ejemplificó la ascensión de los mamelucos o renegados elches, según los cristianos, en el Occidente musulmán, alentando la alianza entre Granada y el imperio benimerín contra la Cristiandad hispánica. Sus zarpazos contra la procuración “dellà Xixona” del reino de Valencia acreditaron su protagonismo político y sus ideas de “yihad”.

  

Guardamar asolada.
Todos nuestros cronistas lamentaron la ausencia del procurador don Jofre Gilabert de Cruïlles, diestro y veterano guerrero, por la boda de don Pedro de Jérica con la hija del juez sardo de Arborea, lo que animó la entrada de Ridwan: explicación ciertamente exagerada que omite el frágil estado de las defensas cristianas y el descontento mudéjar tras las restrictivas medidas de Jaime II.

                         

 Los muros de Guardamar, “aldea” o localidad dependiente de Orihuela, patentizaron tales deficiencias. El 18 de octubre de 1331, la recordada festividad de San Lucas, los granadinos la acometieron, conquistaron e incendiaron. Bendicho sostuvo que llegaron a ofrecerla al concejo de Murcia, sembrando la discordia más si cabe, dada la fuerte rivalidad con Orihuela. Su feraz vega fue talada.

El 23 de octubre de 1331 el “consell” de Alcoy cifró el resultado de su saqueo en 1.500 cautivos, 900 yeguas, 2.000 vacas, y mucho ganado menor. Cuatrocientos mudéjares de Elche y de varias alquerías les acompañaron en su marcha, ofreciendo sus acémilas y 20.000 cahíces de cereal de comerciantes de Valencia y de otros lugares. Bellot los sobredimensionó en 15.000, sin contar mujeres y menores, procedentes del Valle del Vinalopó y de más puntos que no detalló, moderando su estimación del botín en 2.000 cautivos y en el producto del robo de 800 casas.
      
 Zurita cuantificó la fuerza invasora en 5.000 jinetes y 15.000 infantes, de los que 5.000 eran ballesteros: números tan aceptados por la historiografía barroca como puestos en tela de juicio por la actual, reposando sobre una presunción exagerada por el estado de pánico del momento. El 13 de noviembre de 1331 la castellana Molina notificó a Játiva que quizá los granadinos alinearan a su entrada 2.500 caballeros y 12.000 peones, pero al retornar no excedían de 800 jinetes. Curiosamente el contingente supuesto se asemeja al de la celebrada victoria del sultán Ismail de la Vega de Granada contra los infantes don Pedro y don Juan (1319), donde los nazaríes desplegaron 1.500 caballeros y 3.000 ballesteros. En 1329 entre Vera y Algeciras los granadinos disponían de 4.000 caballeros (3.000 norteafricanos) y 1.600 en su capital (mil zenetes).
       
Descontadas las exageraciones en lo posible, las fuerzas de Ridwan no fueron numéricamente menospreciables, pero su calidad suscitó severos reparos entre los mismos coetáneos. El procurador don Jofre las calificó de gentes mal ordenadas y arreadas que se emborracharon tras asolar Guardamar. El escuadrón ecuestre orcelitano (unos noventa cabalgadores) podía haberlos derrotado, según el ausente caballero cuya fama nunca se cuestionó. De hecho Yusuf I dictaría años después pena de muerte contra todo jinete e infante que desertara ante menos del doble de oponentes. En todo caso la acción de guerra ocasionó una honda impresión en el reino de Valencia.
           
Infante D. Juan Manuel
               
¡Al arma!
Nuevos ataques se temieron, y a principios de noviembre los orcelitanos creyeron que el propio sultán había vadeado el Segura. Don Jofre retornó ante el grave peligro y Alfonso IV acudió a Alicante al frente de una nutrida tropa. Transcurrida la estación el monarca se retiró a Valencia en espera de novedades. Su presencia disuadía a los atacantes, fortalecía los quebrados ánimos de los defensores y convocaba una poderosa hueste, radicando los problemas más espinosos en la celeridad de su movilización y en su mantenimiento sobre el terreno por unos cuantos meses a lo sumo.

              

Aragón guerreaba a la par con Génova por la posesión de Cerdeña. Los jurados o autoridades municipales de Valencia temieron que su armada secundara la ofensiva nazarí atacando Denia o Alicante. La segunda adolecía de carencias defensivas delicadas, particularmente en la muralla de su “vila nova”. A tal clima de angustia contribuyó la posesión por el enemigo de ingenios que destruían los muros con bolas de hierro.

               

La pasión de Elche.
En la frontera cundió el rumor que la próxima víctima sería Alicante (cerniéndose también el peligro sobre la castellana Gibraltar). Al final Ridwan descargó su ofensiva contra Elche, señorío del infante don Juan Manuel, al frente del doble de fuerzas que la vez anterior, si seguimos las estimaciones de Zurita, irrumpiendo por el Campo de la Batalla, al decir de Bellot.

              

Entre el 9 y el 14 de abril Elche fue combatida por los granadinos. La lucha más dura se libró el Domingo de Ramos. Según don Pero Maça de Liçana las ilicitanas contribuyeron a la defensa de las murallas, vertiendo desde lo alto aceite hirviendo. Se les impidió el paso hacia Alicante en el Portitxol, donde se emplazaba una torre de vigilancia. Algunos mudéjares les alertaron de la llegada de Alfonso IV al frente, incorporándose los refuerzos de don Juan Manuel y del obispo de Cartagena don Pedro Barroso. La unión de precaución, defensa tenaz de las villas y despliegue de la hueste real derrotó la audacia de Ridwan. El 19 de abril el monarca informó desde Alicante a su hermano el patriarca de Alejandría de su victoria.

         

En el Valle del Vinalopó el enviado de Alfonso XI Ruy Páez de Almazán había encontrado al rey de Aragón. Le propuso tornar a unir esfuerzos contra los nazaríes, pero la guerra contra Génova le sirvió al aragonés para declinar tal ofrecimiento. En 1333 Ridwan se enfrascó en la accidentada proclamación del flamante sultán Yusuf I, en un año en que nuestras tierras “sólo” fueron azotadas por la escasez de granos. En 1335 la Corona de Aragón concertó temporalmente la paz con Granada. Durante estos lances no resulta claro cuándo y en qué medida se emplearon los citados ingenios pirobalísticos, si contra la tomada Guardamar o la asediada Elche.

              

La enigmática invención.
Escolano la describió como máquina de batir novedosa que con fuego arrojaba pelotas de hierro colado, Bellot como invención nueva para combatir murallas con pelotas de hierro echadas con fuego, y Bendicho de instrumento que lanzaba bolas de fuego.

           

Otras fuentes nos ayudan a validar e interpretar descripciones tan sumarias. El granadino Ibn al-Jatib relató que el 14 de julio de 1324 Huéscar fue acometida por manganeles y un gran aparato que utilizaba nafta para disparar, lanzando chispas, bombas de hierro incandescentes, impactando contra la torre de su castillo y aterrorizando a los sitiados, que terminaron por capitular. En la “Crónica de Alfonso el Onceno” se refiere que en el sitio de Algeciras (1343) los musulmanes asediados lanzaron con sus “truenos” grandes y gruesas flechas, además de pesadas bolas.

        

En suma, tal ingenio se identificaría con una ballesta de trueno, instrumento pirobalístico anterior a la bombarda. El “Manuscrito Milemete” (1327) la representó gráficamente como un rudimentario cañón con forma de jarrón, provista de un orificio de contacto para disparar y dotada de una cuerda semejante a la de una ballesta. Hacia 1359 ya se había generalizado en la Corona de Aragón, año en el que el infante don Fernando ofrecía una a Orihuela junto a una caja de madera y otra de pólvora.

           

 Los orígenes de los truenos.
Tanto poder intimidatorio acreditaba la novedad de un arma introducida en la Península Ibérica entre 1310 y 1324, ya que en la primera fecha los almerienses sitiados por Jaime II no la emplearon. Durante tal intervalo cronológico también se ensayó en otros puntos de Europa, como en Metz en 1324. Los florentinos dispusieron de elementales cañones en 1326.

       

Dilucidar su lugar de origen no es fácil en contraste con la clara atribución de la invención de la pólvora a China. Cipolla supuso que los musulmanes adquirieron las novedades artilleras de los cristianos. Sin embargo, sabemos que las Cruzadas perfeccionaron las máquinas de asedio. En el sitio de Acre (1291) los mamelucos egipcios dispararon con sus catapultas piedras y bolas de barro con mezcla explosiva. Eran herederos de los procedimientos bizantinos de destrucción de naves del estilo de sifones lanzadores de fuego, pez líquida, vasijas plenas de cal viva, abrojos de hierro y bolas de madera con puntas de hierro envueltas en alquitrán y telas azuladas para prender. La ballesta de trueno dimanaría de la asociación de diferentes elementos dentro del progreso de los recursos poliorcéticos, muy animada por los sultanes mamelucos (guerreros de origen servil, insistimos, que alcanzaron altas dignidades de gobierno).

            

En tiempos de Ridwan el cosmógrafo egipcio Al-Umari visitó Granada. Aunque las relaciones mercantiles entre los puertos andalusíes y los egipcios carecían de la intensidad de las del siglo XII, dejándose notar cada vez más la presencia de comerciantes de Génova y de la Corona de Aragón, todavía pervivían. Los sultanes mamelucos se interesaron en ocasiones por la suerte de mudéjares y granadinos. Paradójicamente las innovaciones artilleras liquidarían a nazaríes y mamelucos, pasando la iniciativa al campo de sus rivales hispanocristianos y otomanos respectívamente. En 1492 las poblaciones alicantinas ya disponían de un primigenio parque artillero, imposibilitando la terrible sorpresa de 1331-32.

            

Fuentes:
-AL-UMARI, “Masalik al-absar fi mamalik al-ansar”: L¨Afrique moin l´Egypte. Edición de G. Demmobynes, París, 1927.
-BELLOT, P., Anales de Orihuela, 2 vols. Edición de J. Torres, Murcia, 2001.
-BENDICHO, V., Chrónica de la Muy Ilustre, Noble y Leal Ciudad de Alicante, 4 vols. Edición de Mª. L. Cabanes y C. Mas, Alicante, 1991.
-CIPOLLA, C. M., Las máquinas del tiempo y de la guerra. Estudios sobre la génesis del capitalismo, Barcelona, 1999.
-Crónica de Alfonso el Onceno. Edición de D. Catalán, Madrid, 1976.
-Crònica de Pere Maça. Edición de J. Hinojosa, Valencia, 1979.
-ESCOLANO, G., Décadas de la Historia de la insigne y coronada ciudad y reino de Valencia (continuada por J. B. Perales), 3 vols. Valencia, 1878.
-FERRER, Mª. T., La frontera amb l´Islam en el segle XIV. Cristians i sarraïns al País Valencià, Barcelona, 1988.
-IBN AL-JATIB, Histoire de l´Espagne Musulmane extraite du « Kitab a´mal al-a´lam ». Edición de E. Lévi-Provençal, París, 1956.
-MALTÉS, J. B.-LÓPEZ, L., Ilice Ilustrada. Historia de la Muy Noble, Leal y Fidelísima Ciudad de Alicante. Edición de Mª. L. Cabanes y S. Llorens, Alicante, 1991.
-ZURITA, J., Anales de la Corona de Aragón, 9 vols. Edición de A. Canellas, Zaragoza, 1967-1986.

>

A principios del siglo XX, los llanos del paraje de La Florida, situados al oeste del recientemente construido barrio de Benalúa, fueron ocupados desordenadamente por una serie de chalets construidos para recreo de una clase social pudiente, a la vez que se edificaban otras de corte más modesto. La primera licencia de obras, se otorgó el 28 de septiembre de 1914, sin que podamos saber exactamente su ubicación y lo mismo ocurre con la casa construida para Figueras Pacheco, según consta en este artículo . El arquitecto municipal Francisco Fajardo Guardiola, planificó un callejero ortogonal para la zona en 1925, cuyo eje principal era la C/ República Argentina, al sur de la Carretera de Madrid. A partir de esa fecha, se fue construyendo en dicha calle y sus travesías, La Vega, Ana Navarro, Polux, Castor, etc…A partir de los años 30, la construcción progresó hacia el este, por detrás de la Cárcel Moderna (de Jose Antonio, actual residencia Lucentum), en las calles Asturias, Grado, Prudencio de la Viña, etc. Al otro lado de la carretera de Madrid, también se edificó pero en menor cuantía.
         
Plano de las diversas fases de construcción del barrio.
             
El esquema de las viviendas de esta primera fase, era muy parecido en la mayoría de los casos: de una sola planta, con cubierta inclinada a dos aguas, de teja alicantina, fachada con zócalo de piedra y el resto enlucido y serigrafiado, aleros con ladrillos socarrats y puerta central y ventana a cada lado o una sola puerta y una ventana. En la parte posterior, tenían un patio al que daba el comedor, el wc (no tenían baño) y la cocina. Allí se encontraba la fosa séptica, dada la carencia de alcantarillado. El esquema general era un pasillo o recibidor que recorría la casa desde la calle hasta el patio y piezas a ambos lados. El techo de cañizo enlucido de yeso para ocultar el armazón de madera y las tejas de la cubierta. Cuando la casa era más pudiente y de esquina, estaba rodeada de un pequeño ante-jardín y el patio posterior tenía acceso directo desde la calle.
                     
Planos de proyecto de varias edificaciones
                      
Muy pocas casas se construyeron para vivienda propia o para vender; la mayoría estaban dedicadas para alquiler y los dueños eran casi siempre pequeños industriales o comerciantes que así incrementaban sus beneficios. Curiosamente, a pesar de ser casas de una sola planta y las calles de una anchura adecuada para esa altura, eran bastante oscuras, quizás por la poca anchura de los huecos, o porque la puerta de la calle era maciza, si bien en muchísimas de ellas, luego se estableció una segunda puerta con cristales (la famosa cancela), que es la que permanecía abierta por el día, o porque las ventanas que daban a la calle, estaban siempre cerradas con persianas para mayor privacidad. Al no tener patio intermedio y algunas piezas ser interiores, hacía que solamente las habitaciones que daban al patio, fueran algo luminosas. En cuanto al tamaño, era bastante variado, pero curiosamente, aunque la parcela era de un tamaño normal, la vivienda en sí era algo pequeña y con unas distribuciones que hoy en día nos resulta curiosa. Tampoco entiendo muy bien que si en aquél entonces las familias eran de abundante descendencia, se hicieran viviendas de 2 dormitorios…
Calle Ana Navarro
C/ República Argentina
                
C/Andrómeda- Grau
             
C/Asturias – Centauro
            
C/ Arturo y Pza Magallanes
            
C/ Rigel. Alguna conserva aún el enlucido original, aunque en la mayoría se ha eliminado al restaurarlas. Otras presentan añadidos de volumen importantes que alteran la estructura original.
                   
Se construyeron cientos de viviendas de estas características en todo Alicante, especialmente en los barrios de San Blas y Carolinas y aunque en La Florida, la gran mayoría de las casas fueron proyectadas por el arquitecto municipal, Francisco Fajardo, ignoro si fue igual en el resto.
A partir de los años 60 y dada la normativa municipal que permitía ocupar la totalidad de la parcela con edificación, fueron siendo sustituidas por bloques de pisos. En otros casos, las viviendas fueron reconvertidas en talleres, especialmente de automóviles (para lo que las estructuras de la viviendas eran bastante aptas al no tener pilares intermedios).
               
Aún quedan unas cuantas diseminadas por el barrio, en estado de conservación bastante desigual, han pasado casi 80 años desde su construcción y las humedades y el simple paso del tiempo, junto con la falta de mano de obra especializada en técnicas no habituales hoy en día, ha hecho que se alteren sustancialmente las fachadas, eliminando los clásicos revocos. En otros casos se ha ocupado el patio posterior ampliando la vivienda y en muchos otros, se ha añadido una o dos plantas.

Planos antiguos y parte del texto, extraidos del libro “El sector occidental de la ciudad de Alacant”, de Juan Piera Manzanaro.

>

¿Alguno de vosotros  se ha preguntado alguna vez cómo sería el Salón Azul del Ayuntamiento de Alicante (el de los cuadros de los alcaldes, leche) si fuera diseñado por Ikea? 
   
Nosotros sí, por supuesto

Ikeicemos Alicante

>

Una farola, en la punta del Muelle de Poniente del Puerto de Alicante. Año 1918.

En estos talleres y almacenes, de principios del siglo XX, se construiría años después la Lonja del Pescado.

Estación para las obras del Puerto, que estuvo instalada en el Paseo de Gómiz.

Actual Plaza de Calvo Sotelo (entonces, Reina Victoria), con el Monumento a Maisonnave y la actual Calle Reyes Católicos al fondo. Año 1907

Actual Plaza de los Luceros (entonces, Plaza de la Independencia) a principios de la década de 1930. Vemos cómo aún no se han construído ni las escaleras ni el Instituto Jorge Juan.

El actual Paseo de Canalejas, con la escuela de Comercio (arriba) y el Colegio de Jesús y María  (abajo).  Fotografías del año 1892 y 1910

            

Típica calle del Barrio de Santa Cruz. Año 1915

La Aguadora y la actual Plaza de Gabriel Miró. Al fondo, vemos el singular edificio de Correos, construído entre los años 1916 y 1920. Allí estuvo la antigua cárcel y, antes que ella, el Pósito de la Sal.

            

La Rambla de Méndez Núñez, en la década de los 50, a la altura del Portal de Elche. ¿Alguien quiere un helado de “El Buen Gusto”?

 

Fuente:

GUILABERT REQUENA, Jerónimo. “Alicante en Blanco y Negro” (Ed. Tívoli. 2009)